Cómo pulir y sellar encimeras de granito

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las encimeras de granito pueden ser preciosas, pero el granito no es resbaladizo y brillante de forma natural. La piedra debe ser pulida antes de mostrar una apariencia brillante. Debido a la naturaleza porosa del granito, absorbe líquidos que se dejan en su superficie por el tiempo que sea, lo que puede manchar la encimera. Aplicar un sellador ayuda a prevenir las manchas y mantiene la buena apariencia del granito. Es sabio tanto pulir como sellar tus encimeras de granito antes de usarlas.

Passo 1

Lija la superficie del granito, empezando con una almohadilla de pulido de grano 50. Comienza con los bordes y ve hacia dentro. Continúa puliendo toda la superficie con la almohadilla hasta que el grano del granito deje de cambiar. Sabrás cuando pasa porque encontrarás menos resistencia lijando.

Passo 2

Cambia a una almohadilla de pulido de grano 80 y vuelve a lijar la encimera de granito. Sube por todos los ocho granos hasta que alcances tu almohadilla de pulido de grano 3.000. En este punto, las encimeras de granito tendrán una superficie brillante.

Passo 3

Limpia las encimeras recién pulidas con una toalla de aseo ligeramente humedecida. Es importante que el trapo que uses contenga tan poca agua como sea posible, dado que el granito no ha sido sellado aún y el agua residual de la limpieza puede mancharlo.

Passo 4

Deja que las encimeras sequen durante 24 horas. Si tienes un ventilador, dirígelo para que sople sobre el granito.

Passo 5

Aplica sellador de granito a una toalla de aseo limpia y seca y frótala por la superficie. Asegúrate de cubrir toda la superficie.

Passo 6

Deja que el sellador seque por completo. Esto suele llevar de 15 a 30 minutos.

Passo 7

Aplica una segunda capa de sellador de la misma forma. Dale a esta capa unos pocos minutos para que sea absorbida por la piedra, después sácale brillo con un trapo limpio y seco.

Más reciente

×