Cómo quitar la grasa quemada de las puertas del horno

••• Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Con el tiempo y el uso, la puerta de tu horno eventualmente acumula una capa antiestética de grasa y alimentos. Cuando la grasa se las arregla para entrar en la puerta del horno, dentro o fuera, se quema rápidamente por el calor del horno y se vuelve difícil de limpiar. Eliminar estas manchas de grasa quemada no sólo hace que tu horno se vea más limpio, sino que también queda con un olor a limpio, ya que se eliminará la grasa que despide un olor cada vez que se utiliza el horno.

Limpiar la grasa del interior de la puerta del horno

Passo 1

Precalienta el horno a una temperatura tan baja como 150 grados Fahrenheit (65,5 grados centígrados) y vuelve a apagarlo.

Passo 2

Abre el horno y coloca un recipiente grande para microondas con agua hirviendo en la rejilla inferior y un tazón para microondas con 1/2 taza de amoniaco en el estante superior.

Passo 3

Cierra la puerta del horno y deja el amoníaco y el agua en el horno durante la noche.

Passo 4

Abre el horno y retira el recipiente con agua y el tazón con amoniaco.

Passo 5

Rocía el jabón quitagrasa en una esponja húmeda y utilízala para limpiar la grasa quemada de la parte interior de la puerta del horno.

Passo 6

Enjuaga la puerta con una esponja o un paño húmedo.

Limpia la grasa del exterior de la puerta del horno

Passo 1

Vierte vinagre blanco normal en una botella con atomizador.

Passo 2

Rocía el área grasosa con el vinagre y déjalo reposar durante 15 a 20 minutos. Rocía el área cada pocos minutos para mantenerla húmeda y coloca una toalla de papel en el suelo debajo de ella para que absorba el vinagre que se escurra hacia el suelo.

Passo 3

Humedece una esponja con agua tibia o caliente.

Passo 4

Sumerge la esponja en jabón quitagrasa y limpia la grasa.

Passo 5

Enjuaga el área con un paño húmedo para eliminar la grasa y el jabón residual antes de limpiar la puerta con una toalla limpia y seca.

Más reciente

×