Cómo quitar un mal olor de una pared

PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images

El olor a humo o musgo y otros pueden penetrar tus paredes y dejar un aroma desagradable que no se disipa fácilmente. Con el tiempo, el olor puede irse por sí solo, pero puedes eliminarlo de manera rápida si limpias y refrescas la pared. Comienza con un método, luego sigue con los otros hasta obtener el resultado deseado. Distintos métodos te pueden dar distintos resultados dependiendo del grado y fuente del olor.

Paso 1

Frota las paredes con una esponja humedecida en agua y detergente para platos. Hazlo desde la parte superior hasta la inferior para cubrir toda el área de la pared.

Paso 2

Rocía las paredes con un limpiador universal no abrasivo. Usa una esponja o trapo suave para frotar el limpiador en la pared. También puedes mezclar una solución de limpiador industrial o desengrasante y frotar la pared con una esponja embebida en esa solución. Para mayor poder desodorante, agrega un desodorante soluble en agua, disponible en las tiendas de limpieza.

Paso 3

De forma alternativa, mezcla una taza de lejía con un galón (3,78 l) de agua en un balde. Sumerge una esponja en la mezcla, escurre y limpia las paredes. Llena otro balde con agua tibia. Sumerge otra esponja en el agua y limpia la pared para enjuagar y eliminar los restos de lejía.

Paso 4

Limpia las paredes con un trapo limpio y libre de pelusas.

Paso 5

Abre las ventanas y mantenlas abiertas hasta que las paredes sequen completamente. Abrir las persianas y ventanas de la habitación también logra que el sol entre a las paredes y ayuda a disipar el olor.

Más reciente

×