Cómo reparar el taco de un zapato

••• high heel image by terex from Fotolia.com

Los zapatos tienden a gastarse y dañarse con el uso diario. Los tacos, al concentrar la mayor parte de la fricción y el peso sobre la superficie más pequeña, suelen dañarse primero. Si el par de zapatos que necesitas arreglar fueron una inversión, vale la pena un poco de cuidado bricollage antes de tirarlos, se trate de una punta gastada o de un taco flojo o despegado.

Punta de taco gastada

Retira con un destornillador o una pinza el pasador de metal que abarca la longitud del taco. Si se ha partido en dos, puede que tengas que buscar ayuda profesional en un taller de reparación de calzado. Algunos zapatos baratos no tienen un pasador en el taco, puede que sea todo de plástico. En ese caso, omite este paso.

Lima el taco para que esté nivelado y parejo con respecto al otro taco.

Pinta la base del taco para que coincida con el resto del taco. Si es de cuero y se ha desgastado, asegúrate de cortar los bordes gastados para que quede bien estirado sobre el taco.

Martilla sobre la nueva punta del taco del mismo color y tamaño que la anterior. Asegúrate de que se haya clavado hasta el fondo de manera que ya no se pueda ver el pasador de metal.

Taco flojo o despegado

Aplica pegamento de zapatos en la parte superior del taco y presiona firmemente contra la suela del zapato.

Quita el pegamento que aparezca en la grieta con un paño.

Espera que el pegamento se seque y luego martilla unos clavos delgados alrededor del taco en la suela para mayor seguridad. Asegúrate de no dejar pasar los clavos a través del interior del zapato.

Más reciente

×