Cómo tostar las semillas de girasol peladas y crudas

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Si cultivas girasoles en el jardín de tu casa, puedes cosechar las semillas para consumirlas. Una manera de prepararlas es quitándoles la cáscara y tostándolas. Si alguna vez tostaste semillas de calabaza, las de girasol se tuestan de la misma manera. Son fáciles de preparar y no lleva mucho tiempo. Las semillas de girasol son una merienda nutritiva. Tienen un elevado contenido de proteínas, hierro y vitamina E. Se pueden espolvorear en ensaladas o comer solas.

Paso 1

Calienta previamente el horno a 300 grados F (148,88 grados Celsius).

Paso 2

Extiende las semillas de girasol sin cáscara en una sola capa sobre una cacerola o molde para hornear. Mézclalas con una cucharadita de mantequilla derretida o aceite por cada taza de semillas de girasol para darle más sabor.

Paso 3

Hornea las semillas durante 30 a 40 minutos a 300 grados F (148,88 grados Celsius) o hasta que estén de color marrón y crujientes.

Paso 4

Coloca las semillas sobre una toalla de papel para que se enfríen. Sálalas ligeramente o a tu gusto.

Paso 5

Guarda las semillas tostadas en una bolsa sellada para emparedados o en un recipiente hermético.

Más reciente

×