Cómo hacer zumo de repollo

Aunque el repollo es un alimento que generalmente no gusta, tiene muchos beneficios. Es muy conocido por ser antiinflamatorio y fuente de ácido láctico, lo que lo convierte en un tratamiento natural muy común contra la gastritis y las afecciones intestinales. También tiene la reputación de combatir el cáncer y las enfermedades cardíacas. Desde siempre se ha sabido que resuelve problemas de digestión y ayuda a curar las úlceras. Hay una manera fácil de mantener el refrigerador abastecido con este zumo saludable.

Paso 1

Lava y corta suficiente repollo como para llenar la licuadora. Añade un poco de agua destilada hasta aproximadamente la marca de dos tercios en la licuadora. Mezcla a velocidad alta durante un minuto o hasta que esté completamente mezclado.

Paso 2

Repite el proceso con dos lotes más. Vierte el zumo en copas, cubre estas con una envoltura de plástico y deja reposar el zumo a temperatura ambiente durante tres días.

Paso 3

Después de tres días, el zumo de repollo cultivado estará listo para beber. Primero cuélalo para separar el líquido de la pulpa; tira esta y guarda el líquido en el refrigerador.

Paso 4

Repite el proceso cuando el primer lote comience a disminuir. Esta vez pon 1/2 taza del lote original en el nuevo. Esto acelera el proceso de cultivo y este lote estará listo para beber en un solo día.

Más reciente

×