Actividades sobre las parábolas para niños

Escrito por pharaba witt | Traducido por tere colín
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Actividades sobre las parábolas para niños
Las parábolas enseñan historias del pasado con lecciones para el futuro. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

La Biblia enseña a niños y adultos muchas lecciones sobre la historia del cristianismo y el judaísmo. Muchas de estas lecciones se aplican al mundo de hoy. Las parábolas de Jesús puede incorporarse a la vida diaria a través de actividades interesantes que dejarán a los niños un recuerdo permanente de lo que la historia tiene la intención de enseñar.

Otras personas están leyendo

Parábola de la oveja perdida

Esta parábola pretende enseñar la importancia de las personas "perdidas" o de aquellos que no conocen el amor de Dios y la salvación en Jesús. Muchas personas estaban enojadas con Jesús por pasar tanto tiempo con los "pecadores", porque no entendían que Jesús quería salvar a aquellos que no conocían a Dios. Da a los niños tres cuartos o tres piezas de dulces. Los estudiantes rodarán un dulce por el suelo debajo de algún mueble, de manera que no pueda ser visto o alcanzado. Pregunta a los niños si a cada uno le gustaría ver de regreso el dulce "perdido". Cuando ellos contesten "sí", pregúntales si quieren que los otros dos dulces permanezcan con ellos. Esto demuestra a los niños que a pesar de que cada dulce es importante uno desea que el que se perdió regrese de nuevo, sobre todo porque de lo contrario se desperdiciará. Por ello, el pastor se regocija con la oveja encontrada.

Parábola del sembrador

Para los niños más pequeños, la enseñanza de la parábola del sembrador puede ser interactiva con diversos suelos y herramientas. Los niños plantan semillas en diferentes tipos de suelo y observan durante varias semanas cómo las semillas crecen y cambian. Macetas individuales deben albergar semillas en suelo rico, de rocas, de arena y así sucesivamente. Las semillas plantadas en un suelo rico probablemente crecerán mejor, lo que refleja la necesidad de raíces fuertes que formen cristianos fuertes. Estas semillas, ahora convertidas en plantas, tienen la oportunidad de producir más semillas o enseñar a otros acerca de la palabra de Dios. Contar con una buena formación cristiana conlleva el deber de ayudar a aquellos a quienes no se les brindó una formación temprana.

El buen samaritano

La parábola del buen samaritano se centra en el amor al prójimo. Después de presentar la historia a los niños, realiza un pequeño grupo de discusión de ideas acerca de lo que cualquiera puede hacer para ser un mejor prójimo, especialmente hacia quienes los niños pueden encontrar menos atractivos. Anima a los niños hacia una acción, como una donación a quienes carecen de hogar o a ayudar a los ancianos, algo que pueda realizarse en otra fecha. Divide a los estudiantes en grupos con el fin de representar las ideas dadas por los niños. Esta es una manera segura para hablar de los agresores o de otras personas que no les gustan a los niños.

Para llevar el proyecto un paso más, haz que los niños voten sobre las representaciones y decidan cuál sería un buen proyecto en "la vida real". Como instructor, guía a los estudiantes a no pensar en la mejor idea, sino en aquella que realmente funcionaría. Fija una fecha y ayuda a los niños a completar la tarea. En tu próxima lección, pide a los estudiantes que cuenten una historia sobre cómo les hizo sentir la actividad. Al final, los niños entenderán cómo amar a tu prójimo hace una diferencia, no sólo para la persona que ayudas, sino también al enseñarte a ti a través de otros.

Las diez damas de honor

Esta parábola llama a todos a estar preparados para la venida de Jesús. Las damas de honor esperan por el novio con la luz en la iglesia. Esto simboliza la atención que todos los cristianos deben prestar para mantener a la iglesia preparada para el regreso de Jesús. Debido a la importancia de la lámpara en la historia, manteniendo su luz brillando hasta su regreso, haz que los niños diseñen una lámpara de aceite de plastilina o arcilla. Si tienes los medios, puedes cocer la arcilla y devolverla a los niños más tarde para que tengan un recuerdo permanente de la importancia de mantener viva y bien encendida la luz de Jesús.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles