DESCUBRIR
×

Cómo hacer un aire acondicionado portátil casero

Debbie Williams

Si tuvieras que hacer una lista de las 10 situaciones más incómodas es probable que tener que permanecer en el interior de tu hogar, en un día caluroso y sin aire acondicionado se encuentre entre los primeros lugares. Tener un ventilador, aunque este sople aire caliente, puede proporcionarte un poco de alivio. Sin embargo, puedes tomar este ventilador y convertirlo en un aire acondicionado portátil con unos pocos materiales adicionales. Este es un proyecto que podrás llevar a cabo fácilmente, sin tener que gastar mucho dinero y te servirá como un dispositivo de enfriamiento personal que hará tu vida más cómoda.

Debbie Williams

Los materiales para este proyecto son poco costosos y podrás hallarlos fácilmente. Puedes usar cubetas de 5 galones (18,9 l) reciclando una lata de pintura o solicitar uno en una panadería. Este es un gran proyecto para los meses calurosos de verano, ya que puedes crear estos dispositivos y distribuirlos entre los más necesitados. Algunas personas que no tienen aire acondicionado, especialmente las personas mayores, son extremadamente vulnerables al calor.

Debbie Williams

Coloca el ventilador al revés, sobre la tapa de la cubeta y traza su contorno.

Debbie Williams

Toma un cúter y corta cuidadosamente a lo largo de la línea trazada. Hazlo lentamente, moviendo el cúter de arriba hacia abajo, como si fuera una sierra. Tal vez necesites recortarlo un poco más para que el ventilador se ajuste correctamente.

Nota: Si la tapa está hecha de un plástico grueso y rígido, tal vez te resulte más fácil y sencillo cortar el agujero con una sierra de vavién que tenga una hoja de dientes finos, con una sierra giratoria o con una sierra perforadora de dientes finos. Perfora un agujero para insertar la sierra dentro del contorno que has marcado con una broca de 1/2 pulgada (1,2 cm).

Debbie Williams

Dependiendo del tipo de ventilador que uses, tal vez debas quitarle los soportes o el pie. Podrás llevar a cabo esta tarea con una sierra para metales.

Debbie Williams

Ajusta el ventilador sobre el agujero que has recortado y déjalo a un lado.

Debbie Williams

Sujeta de la cubeta con abrazaderas o sostenla firmemente para perforar tres agujeros en el lado, utilizando la sierra perforadora o con una broca tipo Forstner.

Debbie Williams

Introduce la cubeta de espuma de poliestireno dentro de la cubeta de plástico y perfóralo a través de los agujeros que has hecho previamente.

Debbie Williams

Recorta el tubo de PVC en tres piezas de unas 3 o 4 pulgadas (7,6 cm a 10 cm). Puedes llevar a cabo este trabajo con una sierra para metales.

Debbie Williams

Desliza las secciones de tubo de PVC dentro de los agujeros. Deben quedar bien ajustadas y, en caso de ser necesario, séllalas desde el interior con una espuma expansiva de poliuretano.

Debbie Williams

Recorta la tapa de la cubeta de espuma de poliestireno para colocar el ventilador. Si bien este paso no es imprescindible y la unidad igual funcionará sin la tapa, al colocar el ventilador a través de ella,de modo que quede bien ajustado, podrás aislar el hielo dentro de la cubeta y extender el tiempo de funcionamiento de la unidad, que será de unas seis horas.

Debbie Williams

Coloca la jarra de un galón (3,7 l) de agua congelada en la cubeta y pon la tapa de poliestireno en su lugar. Cierra la tapa de plástico que contiene el ventilador incrustado en ella y conecta tu nuevo aire acondicionado portátil. Disfruta del aire fresco (de unos 68º Fahrenheit o 20º C) que proviene de la unidad.

Advertencias

No permitas que el ventilador entre en contacto con el agua. Usa botellas de plástico congeladas en lugar de cubos de hielo para una mayor seguridad.

Necesitarás

  • Una cubeta de 5 galones (18,9 l)
  • Una cubeta interior de poliestireno ( una cubeta para cebos)
  • Un tubo de PVC de 1 1/4 pulgadas (3,1 cm) de 12 pulgadas (30 cm) de largo
  • Una sierra de perforación de 1 5/8 de pulgada (4,1 cm)
  • Un ventilador portátil de 7 pulgadas (17,7 cm)
  • Un cúter
  • Una jarra de agua congelada de 1 galón (3,7 l)