¿Cómo asignar tareas de la casa?

Escrito por amy sutton Google | Traducido por cp mérida
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo asignar tareas de la casa?
Haz que tus hijos participen en las tareas del hogar. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

La asignación eficiente y equitativa de las tareas del hogar es un reto en la mayoría de los hogares. Sin embargo, la paz y la alegría de los miembros de la familia pueden estar en riesgo si las tareas no se manejan con justicia. Las madres, en particular, parece que se quedan con la mayor parte de las tareas de limpieza y de mantenimiento del hogar. Tómate el tiempo para conseguir que los miembros de la familia se involucren y compartir esa responsabilidad.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Fichas
  • Procesador de textos (opcional)
  • Gráfico (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Motiva a los miembros de la familia. Propicia que reconozcan que todos ellos están "interesados" en la operación eficiente y pacífica de la casa, porque todos se benefician de una casa limpia, organizada y feliz. La persona que lleva la carga principal, es decir, quien deberá monitorear que cada uno haga su parte, siempre tendrá una carga más, por tener que ocuparse de esto.

  2. 2

    Haz una lista de todos los quehaceres de la casa. Antes de llamar a una reunión de la familia para discutir la asignación de las tareas del hogar, debes hacer una lista detallada de todas las tareas que hay que hacer e indicar la frecuencia con la que habría que hacerla. Una buena manera de hacer esto es pasar de una habitación a otra con lápiz y papel y hacer una lista de cada cosa específicas de limpieza y tarea de mantenimiento requeridas en cada espacio. Luego, sal a la calle si tienes un patio y haz una lista de todas las tareas necesarias para mantener el césped y la parte de afuera de la casa.

  3. 3

    Organiza las tareas de la casa por el espacio, el tiempo estimado para completar y la frecuencia que requiere. Hay diferentes maneras de hacer esto. Una de ellas es utilizando una hoja de cálculo o procesador de textos. Otro método sería el uso de tarjetas de índice. Se necesita un poco de trabajo, pero vale la pena hacerlo para conseguir las tareas del hogar organizadas de una vez por todas.

  4. 4

    Realiza una reunión para obtener el "consentimiento" de los miembros de la familia. Es posible que seas asertivo al afirmar que tienes derecho a esperar la cooperación y la ayuda de todos los miembros de la familia para lograr que los quehaceres de la casa se repartan equitativamente y se hagan puntualmente. Señala que estás dispuesto a asumir la responsabilidad de obtener y mantener las tareas organizadas y supervisadas.

  5. 5

    Identifica las actividades que utilizan el tiempo improductivo. Espera y anticipa algo de resistencia si los demás no han estado haciendo su parte. A la gente no le gusta el cambio, especialmente si se les obliga a realizar trabajos no remunerados en lugar de complacerse a sí mismos. Identifica las áreas donde el tiempo está gastado de una manera que no benefician a nadie, y puede ser sacrificado por el bien común. Las áreas de mayor pérdida de tiempo probablemente sean: ver la televisión, jugar videojuegos y navegar por la Web. No se debe permitir malgastar tiempo en este tipo de actividades personales antes de que el trabajo se haga cada día.

  6. 6

    Asigna las tareas de manera justa. Pide voluntarios y asigna aquellas actividades que nadie quiere. Otorga tareas apropiadas para su edad. Cada persona debería tener algunas diarias, algunas de las tareas semanales y mensuales. Supervisa el rendimiento de las tareas del hogar y da gracias a los miembros de la familia por los trabajos bien hechos y los trabajos que se hacen sin necesidad de que se les recuerde. Un beneficio secundario importante de la división equitativa del trabajo en una familia es la construcción de caracteres que se lleva a cabo por la necesidad de que cada miembro haga las tareas de responsabilidad y otra vez hasta que se conviertan en hábitos arraigados.

Consejos y advertencias

  • No se puede obligar a los adultos a cooperar si se niegan a ayudar. Para los niños y los adolescentes, sin embargo, debería haber sanciones por dejar de hacer sus quehaceres.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles