Sobre el caso de Miranda contra Arizona

Escrito por pamela martin | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Sobre el caso de Miranda contra Arizona
El caso de Miranda contra Arizona cambió el modo de aplicación de justicia en Estados Unidos. (Justice image by MVit from Fotolia.com)

El caso de Miranda contra Arizona fue un caso de jurisprudencia 5-4 que fue decidido por la Corte Suprema en junio de 1966. El Tribunal Supremo dictaminó que las declaraciones hechas por un acusado en respuesta a un interrogatorio bajo custodia policial podían ser admisibles en el juicio sólo si el fiscal podía demostrar que el acusado había sido informado de su derecho a consultar a un abogado y sobre no auto-incriminarse. Por otra parte, la acusación debe ser capaz de demostrar que el acusado entiende esos derechos y, posteriormente, renuncia voluntariamente a ellos.

Otras personas están leyendo

Los hechos

En marzo de 1963, Ernesto Arturo Miranda, de Phoenix, Arizona, fue detenido en relación a la violación y secuestro del acomodador de un cine de 18 años de edad. Mientras estaba bajo custodia policial y bajo interrogatorio, confesó el robo y el intento de violación. Su confesión, así como el testimonio de la víctima se utilizaron en el juicio a pesar de las objeciones de su abogado, quien argumentó que sus derechos de la Quinta Enmienda contra la auto-incriminación habían sido violados. El juez del Tribunal Superior de Maricopa, Yale McFate, permitió que la confesión se utilizara y Miranda fue declarado culpable y condenado de 20 a 30 años de prisión para ser cumplidos al mismo tiempo para cada cargo. Su abogado de oficio, Alvin Moore, hizo un llamamiento a la Corte Suprema de Arizona sobre la base de que la confesión había sido coaccionada y por lo tanto, era inadmisible. La Corte Suprema de Arizona confirmó la condena y el caso fue llevado ante la Corte Suprema de los Estados Unidos con la ayuda de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), después del convencimiento del abogado defensor de Phoenix, John J. Flynnal, de tomar el caso. Flynn fue acompañado por su compañero, John P. Frank, de la firma de Lewis, Roca, Scoville, Beauchamps & Linton.

Los hechos

El caso fue discutido entre 28 de febrero y el 01 de marzo 1966 ante la Corte de Warren. El presidente del Tribunal Supremo, Earl Warren, escribió la opinión mayoritaria a nombre de sí mismo y de los jueces Hugo Black, Douglas William, William Brennan Jr. y Fortas Abe. El juez supremo John Marshall Harlan escribió la opinión disidente y fue acompañado por los jueces Porter Stewart y Byron White. El juez Tom Clark escribió una opinión concurrente en contra. En el curso de los argumentos orales ante la Corte Suprema, el caso Miranda se centró en torno a si habían sido violados o no los derechos de la Quinta Enmienda de Miranda contra la autoincriminación y los derechos de la Sexta Enmienda a consultar un abogado antes de hacer declaraciones. En junio de 1966 el Tribunal Supremo estaba listo con una decisión. El presidente del Tribunal Supremo de Warren escribió la decisión de la mayoría que anuló la condena de Miranda. "La fiscalía no puede usar declaraciones exculpatorias o inculpatorias que hayan sido derivadas de un interrogatorio iniciado por agentes del orden público después de que una persona ha sido detenida o privada de su libertad de acción de manera significativa, a menos que se demuestre el uso de las garantías procesales de modo eficaz para asegurar el privilegio de la Quinta Enmienda contra la auto-incriminación ", escribió Warren. Más extractos de la sentencia: "La persona detenida deberá, antes del interrogatorio, ser claramente informada de que tiene derecho a guardar silencio y que todo lo que diga será usado en su contra en los tribunales; debe ser claramente informado de que tiene derecho a consultar con un abogado y a ser acompañado por su abogado durante el interrogatorio, y que, en el caso de que sea un indigente, un abogado será designado para que lo represente. " El Tribunal hizo hincapié en que el acusado puede optar por invocar sus derechos en cualquier momento durante el interrogatorio. "Si la persona indica de cualquier manera y en cualquier momento, antes o durante el interrogatorio, que desea permanecer en silencio, el interrogatorio debe cesar. Si la persona indica que quiere un abogado, el interrogatorio debe cesar hasta que un abogado esté presente. En ese momento, el individuo debe tener la oportunidad de hablar con el abogado y tenerlo presente durante cualquier interrogatorio posterior".

Importancia

La decisión del caso de Miranda contra Arizona prácticamente cambió la cara de la justicia penal estadounidense. Los departamentos de policía de todo el país ahora tenían que leer a los sospechosos sus derechos constitucionales para evitar la auto-incriminación y consultar a un abogado. Estos derechos se conocieron como los derechos Miranda, que también se popularizaron en los programas de televisión y en las películas donde los agentes del orden son habitualmente vistos leyéndoles a los sospechosos sus derechos. A pesar de que la decisión de la Corte Suprema anuló la condena de Miranda, él cumplió la condena por el cargo de robo que no se vio afectado por la decisión. Los fiscales de Arizona sometieron de nuevo a juicio a Miranda por la violación inicial y fue condenado por segunda vez. Miranda cumplió 11 años en prisión y fue dejado más tarde con libertad condicional. Miranda llevó una vida modesta autografiando tarjetas con su imagen, pero siguió metiéndose en problemas con la ley por el resto de su vida. Con el tiempo, se vio involucrado en una pelea de bar y fue asesinado a puñaladas por un inmigrante ilegal de México en 1976. El sospechoso detenido en el caso hizo uso de su derecho a guardar silencio y el caso nunca fue resuelto.

Características

Aunque la Corte Suprema no especificó el texto exacto de los derechos de Miranda que debían leerse a los presuntos delincuentes, y como la mayoría de las jurisdicciones han adaptado el lenguaje para satisfacer las necesidades locales y al mismo tiempo para acatar la decisión de la Corte, aquí está el texto básico de uso general: "Usted tiene el derecho a permanecer en silencio. Cualquier cosa que diga puede y será usada en su contra en una corte de justicia. Usted tiene el derecho a tener un abogado presente durante el interrogatorio. Si usted no puede pagar un abogado, se le asignará uno".

Efectos

En el momento de la decisión del caso Miranda, algunos en el Congreso consideraron que esto plantearía dificultades para los agentes del orden que tratan de combatir el crimen. Bajo la guía del entonces líder de la minoría House, el diputado Gerald Ford, quien más tarde se desempeñó como Presidente de Estados Unidos, el Congreso aprobó la Sección 3501 del Código Penal de Estados Unidos en 1968, que fue diseñada para anular la resolución Miranda. Sin embargo, la ley no tuvo el efecto deseado. En 2000, la Corte Suprema de Estados Unidos se puso de nuevo en condiciones de aplicar o revocar la resolución Miranda en el caso de Dickerson contra los Estados Unidos. La pregunta era si las garantías de la resolución Miranda eran un requisito constitucional. La Corte votó 7 a 2 en defensa de Miranda. A nombre de la opinión de la mayoría, el juez William Rehnquist dijo que el caso Miranda se había convertido en parte de la cultura nacional.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles