Cómo castigar a un adolescente grosero cuando no permitir que salga no funciona

Escrito por alex saez | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo castigar a un adolescente grosero cuando no permitir que salga no funciona
Frenar la grosería es una habilidad importante para los adolescentes. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Ser padre es un desafío, especialmente durante los turbulentos años adolescentes. La rebeldía, las peleas y la grosería pueden causar una serie división. En cualquier caso, el comportamiento de un adolescente grosero debe ser abordado y detenido. Aunque no permitirle que salga es lo estándar, puede que lo encuentres poco efectivo. De hecho, los largos periodos de castigo no corrigen el comportamiento, sino que fomentan el resentimiento. A su vez, el adolescente se acostumbrará a no poder salir y la técnica perderá su impacto. Esto no significa que la esperanza está perdida. Existen formas alternativas de solucionar el problema. Estos enfoques pueden ayudar a que tu adolescente entienda por qué su comportamiento es inaceptable y en definitiva le enseñarán respeto y responsabilidad.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Sé firme. Asegúrate de que tu adolescente sabe que el comportamiento grosero está fuera de cuestión. Sin importar si te responde, si hace comentarios sarcásticos o es pasivo agresivo, asegúrate de que sabe que tienes cero tolerancia.

  2. 2

    Especifica las consecuencias. Antes de explorar alternativas a no permitir que salga, debes establecer las reglas y los castigos. Tu adolescente no desarrollará aversión a la grosería a menos que sepa exactamente qué le espera.

  3. 3

    Quítale algunos privilegios. Puedes castigar de forma efectiva a un adolescente grosero sin encerrarlo en su propia casa. Quitarle el acceso a la televisión, a los videojuegos y a la computadora entrega un mensaje fuerte de que la grosería no será tolerada.

  4. 4

    Muéstrale que su grosería puede devolverse y lastimarlo. Castigar a tu adolescente no provee mucha experiencia de aprendizaje más allá del miedo de las consecuencias. En muchos casos, la grosería de un adolescente volverá y le hará daño. Por ejemplo, si es grosero con su empleador y es despedido, aprenderá una valiosa lección sin tu interferencia. Ahora puedes explicarle por qué su comportamiento debe cambiar. Si el objeto de su grosería busca venganza de alguna forma, esto también le mostrará que está equivocado. La experiencia de vida, combinada con una discusión enseñable, puede ser un castigo fuerte.

  5. 5

    Hazlo sentir responsable. Si la grosería de tu adolescente hirió a alguien o causa algún tipo de inconveniente, señálalo de forma calmada. Los adolescentes a menudo no notan su grosería y esta puede convertirse en su segunda naturaleza. Esto lleva al comportamiento al frente. La culpa puede ser un buen castigo para un adolescente que tiene empatía.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles