Cómo colocar azulejos en el baño, para principiantes

Escrito por darcy logan | Traducido por lucia rolon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo colocar azulejos en el baño, para principiantes
Colocar azulejos en el baño puede ser muy sencillo. (ceramic tile image by Karin Lau from Fotolia.com)

Colocar azulejos puede parecer una tarea difícil para alguien que nunca ha intentado hacerlo antes. Sin embargo, es probable que descubras que la tarea más difícil es quitar y volver a colocar el inodoro; todo los demás es muy sencillo. Si bien colocar azulejos en un baño es fácil porque es una habitación pequeña, también puede presentar algunos desafíos, como cortar los azulejos para que encajen en las esquinas o alrededor de los caños. Debes estar preparado para que este trabajo te lleve algunos días, y debes planificar con anticipación si no tienes un baño extra.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Llave inglesa ajustable
  • Navaja multiusos
  • Trapos
  • Espátula
  • Taladro
  • Tornillos galvanizados de 2 1/2 pulgadas (6,35 cm)
  • Tabla de refuerzo de 1/4 o 1/2 pulgadas (0,64 cm o 1,27 cm)
  • Cartón
  • Sierra para jambas o serrucho
  • Decapante de vinilo o linóleo comercial
  • Cinta adhesiva
  • Cinta de pintor
  • Mortero de cola
  • Espátula (con un lado plano y otro dentado de 1/4 pulgadas (0,64 cm )
  • Cuchillo para marcar
  • Serrucho para paredes se yeso
  • Tornillos de 1 1/4 pulgadas (3,18 cm) para la tabla de refuerzo
  • Cinta de tela con base adhesiva resistente al álcali
  • Separadores de azulejos
  • Tablas guía
  • Esponja
  • Cortadora de azulejos o sierra para azulejos húmedos
  • Alicate para cortar azulejos
  • Argolla de extensión
  • Masilla de silicona para calafateo
  • Latón o tornillos de acero inoxidable
  • Varilla de refuerzo
  • Lechada
  • Talocha
  • Tejido de rizo
  • Sellador para lechada

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Preparar el piso del baño

  1. 1

    Quita el inodoro del baño. Puedes quitarlo después de cerrar el agua y la llave de paso, y vaciar el agua del tanque. Luego, desconecta la conexión de agua del inodoro. Después, quita las tapas de los tornillos que sostienen el inodoro en el piso, y desatornilla las tuercas con una llave inglesa. Usa una navaja multiusos para cortar la masilla que sella el inodoro al piso. Levanta el inodoro derecho hacia arriba para quitarlo. Luego, coloca un trapo húmedo en el reborde de la abertura para evitar que el gas de las cloacas ingrese en tu hogar. Para más información, visita la guía de eHow que figura en la sección de Recursos.

  2. 2

    Quita de encima la moldura de zócalo con una espátula. No necesitas quitar el zócalo. Sin embargo, la tabla de refuerzo y el azulejo elevarán tu piso cerca de 3/4 (1,91 cm) pulgadas. Entonces, si crees que el zócalo quedará muy pequeño, puedes quitarlo también.

  3. 3

    Si también planeas reemplazar el lavabo, debes quitarlo ahora. Si deseas conservarlo, entonces déjalo en su lugar.

  4. 4

    Quita todo el suelo viejo si es necesario. Puedes encontrar más información sobre cómo quitar distintos tipos de pisos en eHow. Evita quitar pisos de vinilo porque contiene asbestos. Si una gran parte del piso está suelta o levantada, necesitarás quitarla antes de continuar.

  5. 5

    Hinca los tornillos galvanizados de 2 1/2 pulgadas (6,35 cm) a través del piso dentro de las vigas a intervalos de 8 pulgadas (20,32 cm). Puedes encontrar las vigas perforando un pequeño agujero cerca de la pared. Si la pieza se rompe y queda un espacio hueco, muévete 1 pulgada (2,54 cm) e intenta de nuevo. Las vigas generalmente se encuentran entre 16 y 24 pulgadas (40,64 cm y 60,96 cm) de distancia entre ellas. Esto paso asegurará que el subsuelo y la base estén seguras.

  6. 6

    Socava por debajo del ribete de la puerta para dejar espacio al suelo elevado. Coloca un pedazo de tabla de refuerzo, un azulejo y dos piezas de cartón al lado de la puerta. Luego, corta y quita el ribete con un serrucho o sierra para jambas.

  7. 7

    Barre y limpia el piso a fondo. Si dejas el piso de vinilo o de linóleo en su lugar, quita la pintura para quitar los residuos de cera. Usa un decapante de vinilo o linóleo comercial según las instrucciones en la etiqueta.

  8. 8

    Usa cinta adhesiva para envolver los caños de cobre que pasan por el piso para evitar que la lechada corroa el cobre. También deberías cubrir el pie de la tina, la ducha y el lavabo con cinta de pintor para protegerlos del mortero y la lechada.

  9. 9

    Quita las secciones sueltas del vinilo y rellena los espacios con mortero de cola, usando la parte plana de la espátula.

    Instalar la tabla de refuerzo

  1. 1

    Corta y coloca todas las piezas de la tabla de refuerzo. Deja un espacio entre las tablas. Debes dejar un espacio de algunas pulgadas entre la tabla de refuerzo y la pared. Escalona las tablas de modo que nunca haya 4 esquinas que se encuentren en un solo punto. Puedes hacer cortes derechos con un cuchillo para marcar y hacer esquinas, círculos y curvas con un serrucho para paredes de yeso.

  2. 2

    Etiqueta las tablas y déjalas a un lado.

  3. 3

    Pasa la aspiradora por el piso.

  4. 4

    Mezcla la cola según indique la etiqueta.

  5. 5

    Esparce la cola sobre el piso. Cubre solo un área suficiente para colocar una pieza de tabla de refuerzo. Espárcela en una sola dirección usando una espátula dentada de 1/4 pulgadas (0,64 cm ) a un ángulo de 45 grados.

  6. 6

    Atornilla la tabla de refuerzo usando tornillos de 1 1/4 pulgada (3,18 cm). Estos tornillos deben colocarse cada 6 pulgadas (15,24 cm) alrededor de los bordes de la tabla de refuerzo y cada 8 pulgadas (20,32 cm) a lo largo de la superficie de la tabla.

  7. 7

    Repite los pasos 5 y 6 hasta que hayas colocado todas las tablas de refuerzo.

  8. 8

    Presiona la cinta de tela sobre las juntas y coloca una cobertura leve de mortero de cola sobre ésta con la parte plana de la espátula.

  9. 9

    Esparce la cola al ras de la cinta usando la parte plana de la espátula.

  10. 10

    Remueve raspando las rugosidades con una espátula una vez que la cola esté firme pero no dura. También, arrastra la espátula sobre las cabezas de los tornillos para quitar los bultos y atornilla las que hayan quedado sobresalidas.

    Colocar tu azulejo

  1. 1

    Haz una prueba general para determinar la mejor disposición de tus azulejos. Comienza en el centro y coloca los azulejos hacia afuera. Tu objetivo debe ser tener espacios iguales en las paredes. Sin embargo, debes usar azulejos completos en las entradas, a lo largo de la tina o ducha, porque no hay zócalos que cubran los bordes si no están parejos. Usa los separadores de azulejos para mantenerlos en la distancia correcta entre ellos. Además, no querrás que los azulejos toquen directamente la tina u otros aparatos. Intenta no cortar los azulejos de un ancho menos a 2 pulgadas (5,08 cm). Ajusta el azulejo hasta que cumpla con la mayor parte de estas instrucciones.

  2. 2

    Cubre un lado de las dos tablas de guía -tablas finas, derechas que son 1 pie (30 cm) más cortas que el largo y ancho del piso- con cinta (para evitar que la cola de mortero se pegue), y luego atorníllalas al piso. Las tablas deben estar cerca de la pared para permitirte colocar todos los azulejos enteros sin tener que quitar tablas de guía. Asegúrate de que las tablas estén derechas y en el ángulo correcto con respecto a las demás.

  3. 3

    Mezcla el mortero de cola según lo indica la etiqueta. Solo mezcla la cantidad que vas a utilizar durante la siguiente hora.

  4. 4

    Humedece la tabla de refuerzo con una esponja húmeda para evitar que se seque la cola.

  5. 5

    Con una espátula, esparce algunos pies de mortero de cola. Éste debe esparcirse con la parte plana de la espátula para distribuirlo por el piso. Luego, peínalo con la parte dentada de la espátula a un ángulo de 45 grados.

  6. 6

    Coloca los azulejos contra las guías. Usa los separadores entre los azulejos para asegurar que queden de igual ancho.

  7. 7

    Repite los pasos 3 a 6 hasta que estén colocados los azulejos enteros. Quita el mortero que cola que sobresalga entre los azulejos.

  8. 8

    Espera a que la cola de endurezca. El tiempo puede variar; revisa las instrucciones en el paquete.

  9. 9

    Quita las tablas de guía.

  10. 10

    Corta los azulejos perimetrales y con otros cortes. Si intentas cortar formas extrañas, comienza haciendo una plantilla con cartón. Luego, traza el contorno en el azulejo y córtalo con una cortadora de azulejos o sierra para azulejos húmedos. Para realizar cortes derechos, la mayoría de las ferreterías o tiendas que venden azulejos podrán cortarte los azulejos que necesites si los llevas (y si los compraste en ese lugar). De lo contrario, se pueden cortar los azulejos con una cortadora de azulejos o una sierra para azulejos húmedos. Los cortes curvados pueden hacerse con un alicate para cortar azulejos.

  11. 11

    Coloca los azulejos cortados y los perimetrales como hiciste en los pasos 3 a 6. Si hay un área muy angosta para tu espátula, aplica mortero de cola en el azulejo en vez de en el piso antes de colocarlo.

    Preparar la lechada

  1. 1

    Sujeta una argolla de extensión sobre el reborde del inodoro quitando los tornillos, aplicando una gota de masilla de silicona para calafateo y ajustándola sobre el reborde existente con latones o tornillos de acero inoxidable.

  2. 2

    Amarra una tira de transición en la entrada.

  3. 3

    Coloca una varilla de refuerzo en los espacios entre el azulejos y la pared, la tina, la ducha y el lavabo. Esta varilla mantendrá la lechada lejos de estas áreas de modo que puedas calafatearlas más tarde.

  4. 4

    Espera al menos 24 horas para que se fijen los azulejos y el mortero de cola antes de seguir con el siguiente paso.

    Colocar la lechada en los azulejos

  1. 1

    Mezcla la lechada según se indique en las instrucciones de modo que la consistencia sea similar a la de un puré de patatas.

  2. 2

    Sumerge la talocha en agua y úsala para aplicar la lechada al piso.

  3. 3

    Usa la talocha para presionar la lechada en las juntas de modo que ésta alcance el piso. Mueve la talocha en diagonal desde las juntas.

  4. 4

    Sosteniendo la talocha a un ángulo de 45 grados, quita la lechada excedente.

  5. 5

    Suavemente, quita la lechada de la superficie del azulejo con una esponja húmeda; ten cuidado de no quitarla de las juntas. Si la esponja quita la lechada, espera unos minutos e intenta de nuevo. Enjuaga la esponja a menudo.

  6. 6

    Enjuaga el piso una segunda vez con esponja y agua. Seca los azulejos con un tejido de rizo seco.

  7. 7

    Quita la varilla de refuerzo y calafatea las juntas después de dejar que la lechada se cure durante toda la noche.

  8. 8

    Reemplaza el inodoro, los zócalos (si es necesario), la moldura del zócalo y cualquier otra cosa que hayas quitado del cuarto de baño.

  9. 9

    Luego de algunos días, sella el azulejo con un sellador para lechada.

Consejos y advertencias

  • No necesitas cortar el azulejo de modo que se curve alrededor del reborde del inodoro. En cambio, córtalo en cuadrados de modo que casi lo toque, las esquinas se cubrirán con el inodoro. Para asegurar que el azulejo esté derecho y separado uniformemente, coloca una tabla de madera del mismo ancho que los separadores entre los azulejos a medida que los vas colocando.
  • Usa anteojos protectores cuando cortes los azulejos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles