Cómo colocar azulejos nuevos en la pared sobre los azulejos viejos

Escrito por jack sterling | Traducido por lucia rolon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo colocar azulejos nuevos en la pared sobre los azulejos viejos
Aprende a colocar azulejos nuevos sobre los viejos. (Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images)

Los azulejos pueden colocarse sobre otros azulejos siempre y cuando la capa que queda por debajo sea sólida. Antes de pensar en colocar azulejo sobre azulejo, inspecciona la instalación original para ver si tienen rajaduras, hay azulejos sueltos o han sido dañados por el agua. Si la capa subyacente no está estable, con el tiempo, los azulejos que coloques por encima se torcerán, romperán o caerán. Un problema común que tienen los instaladores de azulejos de pared es que estos se mueven hacia abajo por la fuerza de la gravedad antes de que el adhesivo se seque. Generalmente, esto es causado por no mezclar el adhesivo de manera correcta. Sigue las instrucciones del fabricante atentamente para asegurar que el adhesivo esté bien mezclado.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Lijadora eléctrica
  • Papel de lija de 80 granos
  • Cinta métrica
  • Marcador
  • Azulejos
  • Separador de azulejos
  • Cemento cola
  • Agua
  • Amoladora
  • Dispositivo para mezclar
  • Balde de cinco galones (18,93 l)
  • Paleta de enyesado de 1/2 pulgada (1,27 cm)
  • Sierra húmeda
  • Lechada
  • Talocha con esponja
  • Esponja para lechada

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Preparar la superficie

  1. 1

    Limpia la superficie del azulejo que quieres cubrir.

  2. 2

    Lija la superficie del azulejo para facilitar la adhesión del nuevo azulejo a esta superficie. Usa un papel de lija de 80 granos para dejar áspera la superficie.

  3. 3

    Barre y limpia la superficie para quitar el polvo causado por la lijada.

    Colocar el azulejo

  1. 1

    Encuentra en centro exacto de la pared. Para hacer esto, usa una cinta métrica para encontrar el centro de cada lado de la pared y dibuja una línea perpendicular desde el borde a lo largo de la pared. En la intersección de este eje X e Y tendrás tu marca del centro.

  2. 2

    En la base de la pared, coloca una hilera de azulejos flojos desde la marca del centro hacia el final de una de las paredes o área de instalación. Asegúrate de insertar dos separadores en cada azulejo para obtener una disposición adecuada. Es muy probable que no puedas colocar el último azulejo entre el borde de la pared y la fila de azulejos. Esto está bien, por ahora, déjalo sin colocar.

  3. 3

    Mide la distancia entre el último azulejo entero y el borde de la pared o área de instalación. Anota esta distancia, ya que la necesitarás más tarde.

  4. 4

    Coloca otra hilera de azulejos flojos desde el centro de la pared en la dirección opuesta.

  5. 5

    Mide la distancia entre el último azulejo entero y el borde de la pared o área de instalación.

  6. 6

    Mueve la línea central vertical para dividir la distancia entre estas dos medidas. Por ejemplo, si el espacio del lado izquierdo es de 8 pulgadas (20,32 cm), y el espacio del lado derecho es de 4 pulgadas (10,16 cm), mueve tu línea 2 pulgadas (5,08 cm) hacia la izquierda de modo que queden 6 pulgadas (15,24 cm) de cada lado.

  7. 7

    Repite este proceso con la línea central horizontal. Sin embargo, debido a que estás colocando azulejos de pared, no podrás apoyarlos en el piso como hiciste para la línea central vertical.

  8. 8

    Coloca un azulejo en la marca del centro y sostenlo con tu mano.

  9. 9

    Por encima del azulejo, coloca el separador y haz una marca arriba de éste.

  10. 10

    Coloca la parte inferior de un azulejo en esta marca y repite el proceso. Coloca un separador y haz una marca.

  11. 11

    Mide la distancia entre el último azulejo entero y la parte superior de la pared. Marca esta distancia ya que la necesitarás más tarde.

  12. 12

    Repite el mismo proceso hacia la parte inferior de la pared desde la marca del centro.

  13. 13

    Divide la diferencia entre las dos medidas y ajusta la línea central como sea necesario. La intersección entre estas dos líneas que has ajustado es tu marca central de azulejos. Esto divide la pared en cuatro cuartos. Colocarás azulejos en cada uno de ellos de a uno por vez, comenzando por la marca del centro.

    Preparar el cemento cola

  1. 1

    Vierte la mitad de la cantidad de agua que recomienda el fabricante en un balde de 5 galones (18,93 l).

  2. 2

    Vacía la mitad de la bolsa de cemento cola dentro del balde.

  3. 3

    Con tu amoladora en baja velocidad, y la mezcladora unida, mezcla el agua y el cemento.

  4. 4

    Agrega el restante de agua y de cemento cola en pequeñas tandas a medida que mezclas, hasta que hayas agregado todo el agua y el cemento.

  5. 5

    Luego de mezclar a fondo, deja reposar el cemento cola por 15 minutos de modo que los adhesivos que contienen se incorporen completamente a la mezcla.

    Colocar el azulejo

  1. 1

    Saca una porción de cemento del balde con la paleta de enyesado de 1/2 pulgada (1,27 cm).

  2. 2

    Comienza en el centro y esparce el cemento por todos los azulejos viejos. Inclina la paleta a un ángulo de 30 grados y esparce el cemento en grandes golpes de medio arco. El borde de la paleta no debe mover el azulejo que está abajo, pero sí debe presionar el cemento contra la capa subyacente.

  3. 3

    Esparce unos cuantos pies cuadrados de cemento. No cubras el piso completo.

  4. 4

    Coloca un azulejo en tu marca del centro, en la esquina del cuarto de la pared con el que vas a comenzar. No presiones el azulejo dentro del cemento, pero dale un apretón suave, de modo que se adhiera al cemento cola.

  5. 5

    Coloca otro azulejo seguido a ese e inserta dos separadores entre ellos. Coloca el azulejo tan junto como puedas para no tener que moverlo excesivamente para que quede alineado contra los separadores.

  6. 6

    Continua con este proceso de esparcir pequeñas cantidades de cemento cola, colocar los azulejos e insertar dos separadores.

  7. 7

    Con una sierra húmeda, corta azulejos que harán tope con la pared u otras obstrucciones. Recuerda cuando midas estos espacios que tienes que contar la distancia que tus juntas (y separadores) ocuparán en esa área. La junta es el área entre los azulejos que ocupa la lechada.

  8. 8

    Continua alrededor de la habitación, completando los cuartos que has marcado desde las líneas centrales.

  9. 9

    Cuando hayas terminado, deja reposar los azulejos por 48 horas, a menos que hayas usado un cemento cola más rápido, en cuyo caso debes fijarte el tiempo de secado que sugiere el fabricante.

    Colocar la lechada en la pared

  1. 1

    Mezcla la lechada según las instrucciones del fabricante.

  2. 2

    Saca una porción del tamaño de una cucharada de lechada con una talocha con esponja.

  3. 3

    Comienza a colocar la lechada desde una de las esquinas de la habitación que te permita trabajar hacia la puerta. Esto evitará que quedes atrapado en la habitación y tener que caminar sobre la lechada.

  4. 4

    Esparce la lechada en dirección diagonal hacia la junta. Mantén la talocha en un ángulo de 30 grados y sé cauteloso con los espacios en tu cobertura.

  5. 5

    Usa una esponja húmeda para quitar el exceso de lechada en dirección diagonal hacia la junta. No importa en qué dirección diagonal limpies el exceso de lechada, solo no pases la esponja en derecho hacia abajo de las juntas. Enjuaga la esponja a menudo y asegúrate de quitar adecuadamente toda la lechada que quede sobre la superficie de los azulejos.

  6. 6

    Pasa la esponja sobre las juntas para rellenar y darle forma a la lechada dentro de las juntas.

  7. 7

    Deja secar la lechada según las indicaciones del fabricante.

Consejos y advertencias

  • Si quieres usar una piedra natural, coge los azulejos de la caja al azar en vez de colocar todos los azulejos de una caja al mismo tiempo. Esto dispersará las variaciones de la piedra natural que cada piedra tendrá.
  • Si usas piedra natural, séllala con un sellador penetrante antes de colocar lechada en el azulejo. De lo contrario, la lechada puede manchar la piedra.
  • Si, luego de colocar la lechada, queda polvo sobre la superficie del azulejo que no puedes quitar con un trapo, tienes residuos secos de la lechada. Esto lo provoca el no limpiar la superficie lo suficiente con una esponja durante la colocación de la lechada. Existen algunos productos específicos para quitar esto, llamados limpiadores de residuos secos.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles