Cómo hacer que las comidas queden menos saladas después de haberles agregado demasiada sal

Escrito por mike roberts | Traducido por ana pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer que las comidas queden menos saladas después de haberles agregado demasiada sal
Los limones son un remedio simple barato y económico para contrarrestar la sal. (lemons and lemon tree image by jc from Fotolia.com)

Faltan 30 minutos para que lleguen los invitados y te acabas de dar cuenta de que la comida que estuviste preparando está demasiado salada. No entres en pánico y guarda la papa para otra cosa, ya que añadirla a la sopa no reducirá la cantidad de sal. Sin embargo, existen algunas soluciones simples para reducir el sabor de la sal que solo requieren un poco de práctica. También hay varias recomendaciones para evitar que se produzca la situación en primer lugar: prueba la comida constantemente mientras cocinas, lee el contenido de sodio de los ingredientes y recuerda que siempre es posible agregar más sal, pero no quitarla.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Caldo de carne o de pollo sin sal
  • Manteca sin sal
  • Limón
  • Un colador fino

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    El método del limón

  1. 1

    Aplasta un limón contra la mesada con la mano. Esto rompe las paredes de su interior, lo que permite que el jugo fluya fácilmente al exprimirlo.

  2. 2

    Corta el limón por la mitad.

  3. 3

    Quítale las semillas o exprímelo sobre un colador fino.

  4. 4

    Exprime el jugo del limón sobre el plato salado. Añade cantidades pequeñas por vez y prueba el plato para evitar usar demasiado. Este método funciona solo si el plato está un poco salado de más. La lengua puede sentir los sabores ácidos, salados, dulces y amargos; uno equilibra al otro. Los limones son ácidos y contrarrestan los sabores salados. Si añades demasiado jugo de limón, puede tapar los demás sabores. Si la cantidad de sal es demasiada, usa el método de la dilución.

    El método de la dilución

  1. 1

    Vierte pequeñas cantidades de caldo sin sal en el guiso, la sopa o la salsa. Detente cada vez que añadas una cantidad, revuelve y prueba el sabor. Puedes usar agua si es necesario, pero es mejor usar caldo porque no diluye los sabores del plato tan rápido. Este método solo funciona con platos que tengan un componente principal líquido.

  2. 2

    Termina con manteca sin sal. Esto hará que el plato quede cremoso además de diluir la sal. Usa este método para las salsas o los platos más secos. Puede utilizarse casi en cualquier plato. La manteca también ayuda a espesar un poco las salsas, lo que la convierte en una buenas opción para los platos más secos.

  3. 3

    Prueba la comida después de que se haya integrado la manteca. Añade más caldo si el plato sigue estando demasiado salado o espeso.

Consejos y advertencias

  • Si simplemente añadiste demasiada sal, es posible que debas comenzar nuevamente; sin embargo, puedes conservar el componente principal, como la carne asada. Al quitarle todos los ingredientes que la rodean y darle un baño rápido en un caldo sin sal o agua, si es necesario, podrás quitarle una gran cantidad de los líquidos salados. Luego vuelve a preparar los acompañamientos casi sin sal, o hasta con un poco de limón, para equilibrar los sabores.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles