Consejos para el discurso de graduación de octavo grado

Escrito por sasha maggio Google | Traducido por agos cillo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Introducción
  • Introducción

    Consejos para el discurso de graduación de octavo grado

    Dar un discurso a cualquier edad puede provocar temor, pero con un poco de práctica, todo saldrá bien. Graduarse de octavo grado es un momento clave en la vida de los jóvenes. El octavo grado es el término de la escuela secundaria y la escuela preparatoria constituye el siguiente gran paso. Un discurso de graduación inspirador será memorable para tus compañeros de clase y los ayudará a elevar su ánimo para lo que viene.

    Prepara y practica un discurso de graduación de octavo grado. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 1 / 4

    Comienza con una frase famosa

    Iniciar un discurso puede ser la parte más difícil. Intenta buscar citas favoritas famosas que inspiren o tengan cierto humor. Esta puede ser una gran manera de organizar un discurso y te ayudará a que el principio sea más fácil de manejar. Hay docenas de libros de calidad y sitios web dedicados a frases famosas, las cuales están organizadas por categorías o temas. Seleccionar una sola para comenzar puede ser difícil y es posible que quieras quedarte con dos o tres. Si no puedes decidirte, elige una para comenzar y menciona la otra a mitad de tu discurso. Un ejemplo de una buena apertura para un discurso con una cita famosa podría ser: "Anatole France dijo en una ocasión: 'Para lograr grandes cosas, debemos no solamente actuar, sino también soñar; no solamente planear, sino también creer'. Y ahora que estoy aquí ante ustedes, mis compañeros de clase y profesores, me siento a la vez ansiosa y emocionada por lo que está delante de nosotros...".

    Las citas famosas son fáciles de encontrar y ofrecen una apertura genial a los discursos. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

  • 2 / 4

    Haz tu discurso personalizado

    Recuerda también a tus compañeros que como graduados de octavo grado, se están encaminando a la escuela preparatoria. Algunos podrán ir a diferentes escuelas, otros se volverán a ver en un par de meses cuando se inicie el noveno grado. La mayoría de los estudiantes que se gradúan tendrán el mismo nivel y habrán estado compartiendo clases y profesores, por lo menos desde hace varios años. Piensa en historias divertidas o conmovedoras que involucren a otros compañeros de tu clase. Cuenta las historias como tales, por supuesto, pero úsalas como una manera de comunicarte con la audiencia. Habla acerca de un proyecto de clase o feria de ciencia, una obra de teatro o campeonato deportivo. En las historias no tienen que mencionarse a todos los alumnos por su nombre, pero deben tratar sobre eventos que la mayoría de los estudiantes puedan recordar y sentirse partícipes.

    Utiliza historias para involucrarte con la audiencia. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

  • 3 / 4

    Agradecimientos

    Un discurso es una excelente oportunidad para agradecer a otras personas. Considera los años más recientes, principalmente los de la escuela secundaria. Tal vez hubo un profesor que ayudó a los alumnos de manera especial, o amigos que colaboraron con proyectos, así como estudiantes destacados del consejo estudiantil. Agradece a cualquier persona que merezca un reconocimiento especial. Esto pondrá la atención del público en dichas personas, lo cual puede ayudar también a reducir tu ansiedad en el escenario. Asimismo puede ser agradable ofrecer un agradecimiento al director de la escuela y a su director asistente, si lo hay, así como a la asociación de padres de familia o a los padres que participaron en las excursiones o actividades escolares. También es bueno agradecer de manera particular a tus padres o tutores.

    Ofrecer algunos agradecimientos en tu discurso es un bonito detalle. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

  • 4 / 4

    Escribe, practica y toma el tiempo de tu discurso

    Practicar no eliminará totalmente el miedo escénico, pero puede ayudar. Escribe tu discurso y habla en voz alta a medida que lo redactas. Esto ayuda a crear oraciones que fluyan bien. Evita palabras que no puedas pronunciar con facilidad o cuyo sonido no sea natural para ti. Ensaya tu discurso solo, delante de un espejo o cámara web para que puedas observar tu postura, expresiones y comportamientos a medida que lo pronuncias. El objetivo es pronunciar la mayor parte del discurso sin mirar las tarjetas. Memorízalo para que puedas mirar a tu público en lugar de ver las tarjetas. A medida que practicas, mide el tiempo con un cronómetro o mira el reloj. Tomar el tiempo de tu discurso mientras lo practicas te ayudará a aprenderlo y observarás en qué partes tiendes a hablar demasiado rápido o demasiado lento. Además, la mayoría de los discursos tienen un límite de tiempo y lo mejor es mantenerse dentro de ese margen. Acércate a ese límite exacto tanto como sea posible.

    Practica tu discurso en un espejo o cámara web para poder observar tus expresiones y medir el tiempo. (Goodshoot/Goodshoot/Getty Images)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles