Cómo hacer conservas de granada

Escrito por willow sidhe | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer conservas de granada
La mayor parte de las granadas es comestible.

Las granadas son unas frutas originales de Medio Oriente, aunque las disfrutan en la mayor parte del planeta. Tanto la semilla entera como la pulpa que está alrededor son comestibles. Puedes comerlas frescas o prepararlas de muchas maneras distintas. Las conservas de granada se hacen de modo similar al resto de las frutas después de las partes que se pueden comer se retiran. Esta receta rinde aproximadamente para seis tarros de media pinta (236 mililitros) o tres envases del tamaño de una pinta (473 mililitros).

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Granadas frescas
  • Cuchillo afilado
  • Recipiente grande
  • Tamiz
  • Azúcar granulada
  • Cacerola de 8 cuartas (7,57 litros)
  • Jugo de limón
  • Mantequilla sin sal
  • Pectina líquida
  • Frascos de vidrio para enlatado de media pinta (236 mililitros) o una pinta (473 mililitros)
  • Trapo limpio
  • Olla sopera grande
  • Termómetro de cocina
  • Tenacillas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Marca ocho granadas grandes en cuatro cuartos con un cuchillo afilado. Corta la piel pero de manera no muy profunda, porque, de lo contrario, podrías dañar las semillas que están adentro. Este paso sirve para que la fruta se pueda desarmar mejor.

  2. 2

    Llena un recipiente grande con agua y coloca las granadas dentro. Deja que se remojen por cinco minutos. Desármalas y retira las semillas mientras todavía siguen dentro del agua. La corteza blanca de la fruta debería subir hasta la parte superior del líquido al mismo tiempo que las semillas tendrían que concentrarse abajo.

  3. 3

    Retira la corteza blanca y con cuidado retira cualquier parte que todavía siga adherida a las semillas. Quita todo lo que puedas de esta corteza amarga ya que puede provocar que las conservas tengan el mismo sabor. Vierte el contenido del recipiente a través de un tamiz para juntar las semillas. Lávalas con agua corriente fría y deja que se sequen por completo.

  4. 4

    Mide aproximadamente seis tazas de semillas de granada y seis de azúcar granulada. Ve haciendo capas y alternando con estos dos ingredientes dentro de una cacerola de 8 cuartas (7,57 litros) y agrega alrededor de 1/8 de cucharadita de jugo de limón a cada capa. Cubre la cacerola y deja que la mezcla se asiente cerca de una hora a temperatura ambiente.

  5. 5

    Destapa la cacerola y ponla a fuego bajo. Revuelve suave y constantemente mientras el calor hace que el azúcar se disuelva completamente. Agrega ½ cucharadita de mantequilla sin sal al recipiente y sube el fuego hasta más o menos medio y alto. Lleva la mezcla al máximo hervor y luego incorpora 3 onzas (85 gramos) de pectina líquida.

  6. 6

    Hierve la mezcla por un minuto completo y procura revolver constantemente. Retira la cacerola del calor y quítale la espuma de la parte superior. Deja enfriar durante cinco minutos a temperatura ambiente y luego revuelve suavemente a fin de que la fruta se distribuya por completo dentro de la preparación.

  7. 7

    Pasa las conservas de granada a los frascos de media pinta (236 mililitros) o una pinta (473 mililitros) y deja ¼ de pulgada (6,35 milímetros) de lugar libre en la parte superior de cada envase. Limpia el borde de cada frasco con un paño limpio y asegura bien las tapas a los recipientes.

  8. 8

    Llena una olla grande con agua a 200 grados Fahrenheit (93 grados centígrados) y utiliza un termómetro de cocina para asegurarte de que el calor sea el correcto. Sumerge los frascos en el agua y déjalas allí por 10 minutos, si los envases eran de media pinta (236 mililitros), o por 15 minutos, si eran de una pinta (473 mililitros). Retíralos con unas tenacillas. Mientras se enfrían, las tapas saltarán debido a que el proceso de cierre hermético se llevó a cabo de manera correcta. Almacena las conservas en el refrigerador hasta 90 días o según lo necesario.

Consejos y advertencias

  • Procura que las granadas sean de buena calidad. Tienen que ser grandes y firmes, la piel debería ser suave y de un rojo oscuro parejo.
  • El jugo de granada mancha la piel y la ropa. Siempre lleva guantes de goma o un delantal mientras estés trabajando con las frutas o con su jugo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles