Receta de mermelada de grosella

Escrito por lisa parris | Traducido por gabriel guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Receta de mermelada de grosella
La grosella roja, también conocida como "zarzaparrilla roja" o "corinto" es una baya ácida y comestible de color rojo translúcido.

La grosella es una prueba que más grande no siempre es mejor. Bajo condiciones óptimas, cada arbusto de 4 pies (1,30 m) puede producir hasta 12 libras (5,4 kg) de frutos que pueden ser servidos crudos, como acompañamiento de una ensalada, o utilizados en una variedad de preparaciones. La mermelada hecha de grosellas es popular en Inglaterra, donde generalmente acompaña las cenas como el cordero y los asados de domingo. Pero no necesitas viajar hasta Inglaterra para disfrutar de este condimento, tú puedes hacer esta dulce mermelada fácilmente en casa.

Otras personas están leyendo

Procedimiento

Para obtener el mejor sabor, elige las bayas que tengan el mejor color. Coloca aproximadamente 8 tazas de grosellas en una tetera. Agrega 1/2 taza de agua y llévalo al punto de ebullición. Deja que las frutas hiervan a fuego lento por 10 o 15 minutos, o hasta que estén suaves. Tritura las frutas hervidas con una batidora para hacer puré y luego mézclalas con 4 tazas de azúcar. Lleva la mezcla a punto de ebullición a fuego alto. Rápidamente agrega 2 onzas de pectina líquida de fruta. Mezclando continuamente, deja que la mermelada vuelva a hervir rápidamente. Cocínala a fuego alto por 30 segundos. Quita la sartén de la cocina y quita la espuma de la parte superior.

Envasado

Para envasar la mermelada, vierte la mezcla caliente en tarros esterilizados para mermelada, dejando al menos 1/4 de pulgada (0,6 cm) de espacio en la parte superior. Limpia los bordes con una tela limpia para quitar cualquier residuo que no permita la formación de un sello apropiado. Coloca las tapas de metal con un compuesto sellador en los tarros y agrega bandas con rosca. Coloca cada tarro en un envasador o en una olla grande llena de agua hirviendo. Asegúrate que los tarros no se toquen. Verifica que el agua cubra completamente los tarros. Cubre el envasador y hierve a fuego lento por 10 minutos. El tiempo debe empezar cuando el agua ya esté hirviendo. Si en algún momento el agua deja de hervir, para el conteo, aumenta el calor y vuelve a contar una vez que el agua vuelva a hervir. Quitar los tarros del agua uno por uno y colócalos en una toalla para que se enfríen. Deja al menos 1 pulgada (2,5 cm) de espacio entre cada tarro. Déjalo enfriar por al menos 24 horas y luego presiona la tapa de cada tarro para asegurarte de que esté sellado. Si escuchas un ruido seco cuando presiones la tapa, este no ha sellado completamente y debe ser puesto en el refrigerador e ingerido inmediatamente o debe volver a procesarse.

Congelamiento

Para congelar la mermelada, distribuye la mezcla caliente en contenedores de media pinta para congelador, dejando al menos 1/2 pulgada (0,6 cm) de espacio de la parte superior; esto permitirá que la mermelada se expanda mientras se congela sin dañar el contenedor. Sella firmemente con las tapas y etiquetas. Deja el contenedor por 24 horas a temperatura ambiente y luego colócalo en el congelador. La mermelada congelada puede almacenarse en el congelador por hasta un año. La mermelada descongelada puede estar hasta tres semanas en el refrigerador.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles