Cómo crear un contrato de aprendizaje

Escrito por jessica cook | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo crear un contrato de aprendizaje
(flickr.com/photos/torres21/3569566345/, flickr.com/photos/wonderlane/37531816/sizes/o/.)

Un contrato de aprendizaje es un plan de acción entre estudiantes, profesores y padres o tutores. Este contrato es una lista de los objetivos que un estudiante tratará conseguir para mejorar su aprendizaje en un tiempo determinado. Sigue leyendo para entender el proceso de creación de un este tipo de contrato. Aunque se centre en el método que un profesor pueda utilizar cuando se trabaja con un estudiante con dificultades, los pasos pueden modificarse fácilmente para un padre o un profesor con un estudiante avanzado que busca acelerar su aprendizaje.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Registros académicos del estudiante
  • Conferencia con el padre/maestro/estudiante

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Organiza una reunión con el estudiante para revisar expediente académico anterior. Ya que un contrato de aprendizaje es esencialmente una serie de metas para el futuro, es útil empezar por saber dónde ha estado un niño. Entonces puedes ayudarlo a avanzar hacia la mejora. Revisa los expedientes con ella y discute los puntos altos y bajos. Menciónale lo que piensas que ha hecho bien o mal en el pasado y expresa tu deseo de que ella muestre una mejora en el futuro. Si incluyes notas de conducta en este plan, podrías desear revisar infracciones de conducta anteriores en este momento también.

    Cómo crear un contrato de aprendizaje
  2. 2

    Escribe un borrador del contrato de aprendizaje, basado en lo que hayas discutido con el estudiante. Pídele que lo lea se fije si hay algo más que le gustaría añadir. Asegúrate de que el borrador incluye los pasos específicos para completar cada objetivo de aprendizaje o de comportamiento -una lista de lo que el niño va a aprender y cómo va a aprenderlo-.

  3. 3

    Pídele al padre o tutor que venga a una conferencia y muéstrale el borrador del contrato que has creado. Un contrato de aprendizaje debería ser una herramienta de tres caminos entre profesores, estudiantes y padres. Explica cómo tú y el estudiante llegaron a la creación del contrato y pídele al padre información. Habla sobre la participación de los padres en la implementación del contrato. Si el estudiante está en la escuela primaria, el padre tendrá que estar significativamente involucrados en ayudarlo a cumplir con los términos del contrato. Si el estudiante está en la escuela media o secundaria, los padres pueden optar por dar un paso atrás y permitir que el niño tenga éxito o no por su propia cuenta.

  4. 4

    Crea un boceto final del contrato basado en tu reunión con el estudiante y el padre o tutor. Dependiendo de las políticas de tu escuela, es posible que desees mostrar este borrador a un administrador o consejero de orientación para su aprobación. Asegúrate de que éste incluya lenguaje conciso, pulido, profesional y defina claramente los planes para este niño. Cada contrato de aprendizaje debería adaptarse individualmente a las necesidades del alumno y debería ser claramente comprensible para el estudiante y sus padres.

  5. 5

    Firma el contrato y pídele al padre que regrese a la escuela para firmar el contrato, o envíalo a casa con el estudiante para que el padre lo firme. La firma indica no solo la voluntad de una persona para trabajar hacia los objetivos establecidos en el contrato como parte de un equipo, sino que también indica una comprensión de los términos del contrato. El padre y el estudiante en particular necesitan entender las consecuencias por el incumplimiento de estos términos. Estos pueden ir desde una disminución en la calificación del estudiante a una referencia al director, dependiendo de la naturaleza del contrato. Una vez que éste haya sido firmado por las tres partes, entrega copias al estudiante y al padre y pon el contrato en acción.

Consejos y advertencias

  • Sé específico. Tu contrato debería describir tres cosas: los objetivos de aprendizaje del alumno, un plan para alcanzar esas metas y las consecuencias si esos objetivos no se cumplen (o recompensas si se cumplen). Sé breve. Siempre puedes escribir un segundo contrato más adelante, si el estudiante cumple con todos los requisitos del primero.
  • No abrumes. Colocar demasiados elementos en un solo contrato puede hacer que sea difícil para el estudiante lograr todas las metas en un año. También puedes disuadirlo de continuar persiguiendo sus metas. No acuses. Cuando te reúnas con los padres del estudiante, no lo culpas o acuses de ser perezoso, estúpido o un problema de comportamiento. Simplemente expone los hechos sobre los antecedentes del estudiante y describe tu deseo de ayudarlo a tener éxito en el futuro.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles