¿Cuáles son los elementos zen de un jardín?

Escrito por dennis hartman | Traducido por gerardo núñez noriega
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Introducción
  • Introducción

    ¿Cuáles son los elementos zen de un jardín?

    Los jardines zen, o karesansui, aparecieron por primera vez en Japón durante el siglo XIV. Recientemente, la popularidad de estos jardines se ha extendido y pueden ser encontrados en otros lugares que no sean los monasterios budistas, que es donde se construyeron originalmente. Comprender los elementos que van dentro de un jardín zen es el primer paso hacia el entendimiento de la importancia cultural y espiritual de un jardín.

    Jardines zen (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 1 / 6

    Propósito

    El propósito de un jardín zen es permitir al visitante, así como al jardinero, una oportunidad de contemplar la naturaleza. Los monjes budistas comenzaron a construir paisajes en miniatura con arena, rocas y plantas; como una forma de enfocar sus energías en tareas específicas y delicadas. El objetivo de un jardinero zen es permitir que el proceso de trabajar en el jardín force la salida de pensamientos externos, dejando la mente clara y enfocada en la tarea manual. Ya que un jardín zen incluye elementos vivos (como árboles y musgo) se encuentra en un estado constante de crecimiento. Por lo tanto, todos los jardines zen son diferentes, aunque comparten el mismo propósito y muchos elementos importantes de diseño. Los elementos de un jardín zen siempre están cambiando y la tarea de mantener el jardín hermoso nunca se termina.

    Propósito. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 2 / 6

    Arquitectura

    Uno de los elementos más importantes en cualquier jardín zen es la arquitectura que lo rodea. Los jardines zen fueron originalmente construidos en los patios o en el paisaje circundante a los monasterios, palacios o edificios públicos. No sólo se diseña el jardín para ser visto desde de estos edificios, también tienen la intención de brindar vistas de la construcción desde el jardín. Esto puede influir en el diseño de las sendas y la colocación de los árboles. Otros elementos, como paredes (ya sean de madera o de piedra) puertas corredizas transparentes y portones, se pueden utilizar para definir los límites del jardín o la creación de puntos de entrada y salida naturales, hacia y desde el espacio circundante.

    Arquitectura. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 3 / 6

    Elementos de agua

    Mientras que algunos jardines zen son conocidos como "jardines secos" (algunos cuentan con un jardín seco como un espacio dentro de un jardín más grande) otros utilizan el agua extensivamente. Los arroyos y cascadas, además de brindar diversidad visual al paisaje del jardín, por lo general son una referencia a la noción de cambio constante. Sin embargo, a pesar que el agua está siempre fluyendo, la corriente en su conjunto siempre tiene el mismo aspecto; el uso del agua en el jardín se relaciona con el importante ideal budista de la "impermanencia permanente": la constante creencia de que nada es constante. Muchos grandes jardines zen cuentan con islas y puentes, a veces con canales que pueden ser recorridos en barco. Los puentes de madera -(conocidos como sori-bashi, o puentes de piedra) se pueden usar para conectar los afloramientos y las islas, que representan las distintas islas de la cosmogonía hindú-budista.

    Elementos de agua (Art Wolfe/Digital Vision/Getty Images)

  • 4 / 6

    Senderos

    Los caminos de un jardín zen son cuidadosamente diseñados para guiar al visitante a través de los otros elementos. Las sendas ofrecen puntos de vista de la arquitectura y el paisaje circundante, así como de los distintos elementos dentro del propio jardín. Algunas piezas recuperadas de arquitectura o escultura pueden estar dispuestas a lo largo del camino, para que el espectador haga una pausa y reflexione. Del mismo modo, el diseño curvo y sinuoso de las sendas está diseñado para apaciguar el paso a los visitantes, guiándolos por el jardín a un ritmo relajado.

    Sendas. (George Marks/Retrofile/Getty Images)

  • 5 / 6

    Árboles y plantas

    Los árboles y las plantas se encuentran entre los elementos más notorios de un jardín zen. Los árboles más grandes pueden permitir que el jardín para sea visto desde grandes distancias y el crecimiento constante de la vida vegetal exige la atención diligente del jardinero. Muchos árboles tienen un significado simbólico, como el pino, lo que representa la calidad de ser anciano: físicamente torcido, pero fuerte y con raíces profundas. Otras plantas se pueden seleccionar únicamente con base en la belleza estética, ofreciendo de una serie de colores, texturas y aromas que cambian a lo largo de las estaciones.

    Árboles y plantas. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 6 / 6

    Piedras y arena

    Uno de los elementos más comúnmente identificados de un jardín zen, es el jardín seco. La arena es rastrillada en patrones que evocan el flujo del agua o de tenues nubes. La arena blanca es en sí un símbolo de la pureza, consagrando el jardín y distinguiéndolo de su entorno. Las piedras grandes son igualmente importantes en el jardín zen, que tiene sus raíces en la antigua práctica japonesa del culto a la piedra. Las piedras pueden tener connotaciones espirituales específicas, así como también pueden ser seleccionadas y colocadas de acuerdo con sus características físicas, como el color, tamaño y textura. La colocación de las piedras le brinda la oportunidad a los jardineros de crear una composición espacial equilibrada, al mismo tiempo que hacen una referencia a estas antiguas creencias.

    Piedras y arena. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

  • Más información

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles