DESCUBRIR
×

Curiosidades sobre los indios Maoríes

Getty Images

Introducción

Lo que hoy conocemos como Nueva Zelanda fue la tierra donde dominaron los indios maoríes. Su historia es muy rica en leyenda de guerreros y rituales ancestrales que, con algunas diferencias, aún hoy se mantienen vivos. A diferencia de su vecino Australia, en Nueva Zelanda, los maoríes lograron conservar varias de sus costumbres con el paso de los años. Alentados también por un boom turístico en el país durante estas últimas décadas muchos visitantes se acercaron a conocer esas costumbres ancestrales que hacen de los maoríes una etnia muy especial. Te invitamos a conocer diez curiosidades sobre los indios maoríes.

Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images

Llegada al territorio

La historia de los indios maoríes es al día de hoy una incógnita. Según pudieron rastrear los investigadores, los primeros maoríes en llegar a la tierra que hoy se conoce como Nueva Zelanda habrían provenido entre los siglos 9 y 14 desde un lugar llamado Hawaiki, un sitio que en la zona tropical de la Polinesia y al que algunos ubican cerca de Hawai. Los maoríes habrían llegado a las islas cruzando el océano a bordo de canoas. Se cree que hasta llegar a lo que hoy es Nueva Zelanda atravesaron las islas de Fiji, Samoa y Tahití, donde algunos grupos de maoríes también se asentaron.

Cameron Spencer/Getty Images Sport/Getty Images

La pirámide maorí

La población maorí que pobló Nueva Zelanda era considerada como aristocrática y se dividía en siete grandes tribus que eran independientes entre sí. A su vez, cada una de estas tribus estaban divididas en familias, que eran denominadas como hapu. Cada tribu maorí estaba conformada por descendientes de los legendarios navegantes que llegaron a las islas de nueva Zelanda con la migración oceánica. El dato curioso que distinguía a los maoríes es que cada tribu llevaba el nombre de la canoa con la que arribó al territorio. Sin embargo, para diferenciarse entre tribus, se realizaban tatuajes en el rostro.

Sandra Mu/Getty Images Sport/Getty Images

Los tatuajes faciales

Otra de las tradiciones ancestrales de la cultura maorí son los tatuajes. La mayoría de los tatuajes que conocemos son los tribales. Sin embargo, el tipo de tatuaje que antiguamente se realizaban los indios maoríes era denominado moko. Se trata de un tatuaje en el rostro con el que se distinguían los distintos clanes. Por su parte, los guerreros maoríes también los utilizaban para marcar sus logros en las batallas. En el caso de las mujeres, ellas no tenían permitido tatuarse el rostro, sino que sólo lo hacían en el mentón para identificar cuál era su relación con los guerreros.

Phil Walter/Getty Images News/Getty Images

Rey, igual a todos

Como toda tribu, los indios maoríes contaban con tradiciones que se mantenían con el paso de los años. Una de ellas involucraba a los monarcas maoríes, quienes como un símbolo de igualdad hacia sus súbditos eran enterrados en tumbas sin nombre, al igual que el resto de los integrantes de la tribu. De esta forma, los reyes maoríes cumplían esta tradición funeraria como una manera de demostrar que el monarca era uno más de su pueblo. Este simbolismo define a los maoríes tal como son: un pueblo que ante todo ninguna persona es superior a las demás, ni siquiera los monarca de las tribus.

Hannah Johnston/Getty Images Sport/Getty Images

Maorí, idioma original

La relación entre Nueva Zelanda y Gran Bretaña data de finales del siglo 18 cuando los primeros exploradores británicos llegaron a las islas. Luego con la conquista definitiva el idioma inglés comenzó a ganar terreno, sin embargo, en la actualidad el maorí es también considerado uno de los idiomas oficiales del país oceánico. En la actualidad sólo un cuarto de la comunidad maorí habla habitualmente en su idioma. Sin embargo, muchos neozelandeses utilizan algunos vocablos y expresiones maoríes en su habla cotidiana. Si algún día viajas a Nueva Zelanda seguramente al llegar al aeropuerto te dirán “Haere mai” quiere decir "bienvenido". Y luego te comentarán “Kia ora” significa "¿cómo estás?, buenos días".

Anthony Au-Yeung/Getty Images Sport/Getty Images

El haka

Este ritual que a menudo vemos en la previa de los partidos de los All Black que tiene como fin amedrentar a los rivales antes de un match de rugby se convirtió en un clásico en el mundo del deporte mundial. El haka era utilizado por los guerrero maoríes cuando se encontraban frente a un enemigo como una forma de intimidarlos y demostrarles su fortaleza física. Sin embargo, la danza que los jugadores de Nueva Zelanda realizan es un tipo de danza maorí. En el caso del seleccionado de rugby se llama Ka Mate y al parecer fue creada en 1810 por Te Rauparaha, un guerrero y jefe de la tribu Ngati Toa.

Wikipedia

Cocinar en un hoyo

¿Prepararías tu cena en un hoyo? Aunque no lo creas una de las técnicas de cocina más antiguas de la cultura maorí. Este tradicional método se denomina hangi y consiste en preparar fuego dentro de un hoyo en la tierra. En el agujero se pone la comida sobre piedras y luego se la cubre. Previo a la colonización británica los maoríes utilizaban la cortezas de los árboles, hojas y otros vegetales con el fin de evitar el contacto entre las rocas y la comida. Luego se introdujeron los cuencos de alambres que pasaron a cumplir la función de separar las piedras calientes de los alimentos.

Wikimedia Commons

La miel que cura

Los indios maoríes tenían sus secretos medicinales. Uno de ellos era el manuka, un arbusto nativo de Nueva Zelanda que lo utilizaban para liberarse de parásitos. Uno de sus derivados, la miel de manuka era utilizado para curar heridas de los guerreros maoríes. En las últimas décadas este producto adquirió una gran popularidad en países europeos gracias a sus propiedades antibacterianas. A punto tal llegó el furor por la miel de manuka que en la etiqueta del frasco debieron incluir una leyenda de que se trataba de manuka original porque en algunos países se falsificaba este producto para aprovechar su popularidad entre la gente.

Hannah Johnston/Getty Images Entertainment/Getty Images

El saludo fraternal

Quienes hayan viajado a Nueva Zelanda seguramente fueron testigos de un saludo muy particular que viene de la cultura maorí: el hongi. Se trata de una reverencia en el que dos personas unen la nariz y la frente. Según la creencia de los maoríes, durante este gesto se intercambia el “ha” o aliento vital de los que se saludan. Cuando una persona recibe el hongi significa que ha dejado de ser considerado un visitante, un “manuhiri”, para convertirse en un “tangata whenua”, un hombre de la tierra. Desde ese momento, el saludado tiene la responsabilidad de proteger al pueblo maorí.

Simon Bruty/Getty Images Sport/Getty Images

Nacimiento y matrimonio, base de la sociedad

Para los maoríes eran dos momentos de gran importancia. Al nacer, todos bebés eran considerados impuros ya que creían que estaban poseídos por el “tapu”, la historia social de la madre, y que sólo un “tohunga”, un curandero podía liberarlo. En cuanto al casamiento no existía una ceremonia tan preparada. La unión entre un hombre y una mujer maorí quedaba formalizada ante una tribu desde el momento en que una mujer se quedaba a dormir una noche con el hombre de su gusto. Sin embargo, no ocurría a la inversa, cuando era el hombre el que iba a la casa de la mujer.