Dieta para las venas varicosas en las piernas

Escrito por carole anne tomlinson | Traducido por alejandra rojas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dieta para las venas varicosas en las piernas
Las vitaminas de las frutas y vegetales ayudan a mantener las paredes de tus venas fuertes y flexibles. (fruits de saison image by Magali Parise from Fotolia.com)

Las venas varicosas o abultadas ocurren cuando la sangre que regresa a tu corazón llega lentamente. La acumulación de sangre en tus venas hace que se vuelvan más grandes y que se abulten. Puedes ayudar a aumentar tu circulación y a reducirlas ejercitándote y alternando el ejercicio con períodos de descanso elevando tus piernas, de acuerdo con Clínica Mayo. Al cambiar tu dieta y consumir alimentos más saludables también puedes ayudar a prevenir las venas varicosas.

Otras personas están leyendo

Aumenta el consumo de fibra

Al aumentar la fibra de tu dieta, te esforzarás menos por tener un movimiento intestinal. Algunas venas varicosas ocurren por el constante esfuerzo de mover las heces por el recto. La presión constante causa agrandamiento de tus venas alrededor de tu recto y en tus piernas, comenta la Dra. Gale Malesky en su libro "The Definitive Guide to Health Supplements". La fruta fresca y los vegetales crudos proveen fibra.

Bebe agua

Cuando te esfuerzas continuamente para tener movimiento intestinal, se coloca mucha presión en las venas de tus piernas. Este acto continuo de esfuerzo promoverá el desarrollo de las venas varicosas en la parte inferior de tu cuerpo. Para evitar la constipación y las venas varicosas en tus piernas, bebe mucha agua. El Centro Médico de la Universidad de Maryland sugiere que bebas por lo menos 2 litros de agua al día. Este consumo de agua ablandará las heces, haciendo su evacuación lo más fácil posible. El menor esfuerzo contribuye con una circulación más saludable en tus piernas que a su vez disminuirá las venas abultadas y las regresará a su normalidad.

Suplemento de castaña de Indias

Añadir este suplemento a tu dieta puede ayudar a aumentar la circulación en tus venas. Esta puede hacer que tus venas se vuelvan más elásticas. Al volverse más elásticas tienden a relajarse y a contraerse más fácilmente, comenta Malesky. Toma 50 mg de este suplemento, que es la dosis recomendada diaria para conseguir su efecto terapéutico. Si estás embarazada no tomes este suplemento herbal sin el consentimiento y guía de tu doctor.

Vitamina B y C

La vitamina C también llamada ácido ascórbico, te ayudará a mantener las paredes de tus venas fuertes y flexibles, comenta Malesky. Agregar vitamina B mantendrá tu cuerpo libre de coágulos de sangre que pueden perjudicar la circulación en tus venas y arterias. Puedes tomar ambas vitaminas como suplementos comerciales. También puedes encontrar la vitamina C en los alimentos que consumes como las fresas, frutas cítricas, jugos, tomates, patatas, brócoli, pimientos verdes y otras verduras de hojas verdes, nabo, batata y melón. La vitamina B la encuentras en los huevos, aves de corral, pescado, carne, guisantes, productos lácteos, habas y vegetales de hoja verde, de acuerdo con Medline Plus, un sitio web de los Institutos Nacionales de la Salud.

Vitamina E

La vitamina E, encontrada en las nueces, hojas verdes, margarina, aceites vegetales y semillas puede ayudar a evitar que las venas se obstruyan con coágulos de sangre, comenta Malesky. La vitamina E evita que la sangre se acumule y se adhiera a las paredes de tus venas, afectando tu circulación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles