Lifestyle

Dios egipcio del sol

Escrito por jim orrill | Traducido por barbara obregon
Dios egipcio del sol

El sol fue adorado en la cultura egipcia.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

En el "Manual para la vida en el Antiguo Egipto", Ann Rosalie David señala que los egipcios originalmente adoraron a Atum como dios del sol y el creador, pero por la Quinta Dinastía, el culto a Ra reemplazó a Atum como el dios del sol y el padre de la creación. Los artistas representaron a Ra como un hombre con cabeza de halcón, que llevaba un disco que representaba el sol como un casco. El sacerdocio de Ra prosperó por varias dinastías, hasta que los cultos rivales ganaron favor, destronando a Ra de su primacía en la vida espiritual egipcia.

Otras personas están leyendo

El rol en la creación

David señala que entre los mitos de la creación del periodo Arcaico, Ra era el más generalizado entre la población. Fue el primero y más importante de los dioses de Egipto, obligándose a la existencia y arrojando luz sobre Nu, la rugiente masa caótica que se convirtió en la Tierra a través de la bendición de Ra. Entonces creó a Shu y Tefnut, deidades del cielo y la tierra respectivamente. Shu y Tefnut engendró hijos e hijas que se convirtieron en parte de la Gran Enéada, los nueve dioses y diosas más importantes del panteón egipcio. Cada una de estas deidades representaba un aspecto de la creación, como la tierra, los mares, el cielo y el más allá, y asumieron el dominio sobre sus dominios terrenales.

El viaje a través de los cielos

Los antiguos egipcios creían que Ra navegó a través del cielo en dos barcos para llevar su luz al mundo, navegando en Matet, que significa "fortalecimiento", desde la mañana hasta el mediodía, y viajando en Semktet, que significa "debilidad", hasta el anochecer. La diosa Maat representaba el curso de Ra y los peces místicos Abtu y Ant nadaron ante el barco que guiaba Ra a lo largo de su viaje. Al anochecer, la barca de Ra navegó en Tuat, el mundo subterráneo, para poder llevar la luz y sustento a las almas en el reino de las sombras.

Heliopolis

Según sir Ernest Budge, los sacerdotes de Ra designaron a la ciudad de Heliópolis, que descansaba a unas 5 millas (8 km) al noreste de El Cairo, hoy en día, como centro religioso principal de su dios. Los antiguos egipcios creían que Ra se bañaba en un lago cercano cada mañana, antes de embarcarse en su viaje a través de los cielos. Los faraones creían que eran los hijos de Ra, quien los poseía a la hora de engendrar un heredero, y llevaban a sus hijos recién nacidos a los templos de la ciudad para recibir las bendiciones de su padre divino.

La caída de Ra

En su libro "¿Quién es quién en la mitología egipcia?" Anthony S. Mercante señala que durante la Quinta Dinastía, el culto de Osiris ganó adeptos en todo el valle del Nilo, lo que provocó las luchas políticas internas y las batallas físicas entre los sacerdotes de Osiris y Ra. El culto a Osiris se impuso al final de la Sexta Dinastía, con lo que su dios tomó la preeminencia en la vida espiritual egipcia y Ra fue relegado a una posición inferior en el panteón egipcio. En su "Diccionario de las antiguas deidades," Patricia Turner indicó que Amón, la deidad patrona de Tebas y el dios de los muertos, se convirtió en el dios supremo de Egipto durante la dinastía XII. Ahora conocido como Amón-Ra, sus sacerdotes lo proclamaron dios del sol de Egipto y el creador del universo.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media