Embolia fibrocartilaginosa en caninos

Escrito por kristie massion | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Embolia fibrocartilaginosa en caninos
La embolia fibrocartilaginosa puede causar parálisis en los perros. (dog image by Michal Tudek from Fotolia.com)

La embolia fibrocartilaginosa en perros puede ocasionar una reducción en la movilidad o incluso parálisis total. Si bien es más común en las razas de mayor tamaño, le puede ocurrir a cualquier can. Por fortuna, con el tratamiento adecuado, la mayoría de los perros podrán recuperar el uso de sus extremidades con el transcurso del tiempo.

Otras personas están leyendo

Qué es la embolia fibrocartilaginosa

La embolia fibrocartilaginosa, como en el caso de los accidentes cerebrovasculares, ocurre cuando se produce una obstrucción o coágulo que no permite la circulación de la sangre hacia una parte de la médula espinal, lo cual afecta las funciones neurológicas de las extremidades. La ubicación de la obstrucción determina qué extremidades presentarán los síntomas y la gravedad de la lesión. Asimismo, la extensión de la obstrucción, que puede abarcar un fragmento pequeña del disco medular, también determina el grado de gravedad de la embolia.

Comparación de lesiones en el disco medular

Cuando el disco de un perro se rompe, lo hace hacia arriba o en forma lateral, causando una compresión general en la médula espinal y los nervios. Esto se denomina hernia de disco de tipo 1. A diferencia de las hernias que se presentan en los perros con más frecuencia, en el caso de las embolias fibrocartilaginosas, el disco se rompe lateralmente y penetra la vena o la arteria espinal que bloquean la circulación de la sangre.

Causas

Si bien la causa verdadera de la embolia fibrocartilaginosa es desconocida, es posible que la obstrucción o el coágulo se deban a un golpe o lesión. Quizás notes que el perro gruñe luego de un arrebato de energía o de haber realizado ejercicio excesivo y presenta, a continuación, debilidad en las extremidades. Aunque es posible que el animal gruña, la lesión no suele ser dolorosa.

Ocurrencia en perros

La embolia fibrocartilaginosa es más común en las razas de perros de mayor tamaño que en los más pequeños, a excepción de los Shetland Sheepdogs y los Schnauzers Miniatura. La embolia fibrocartilaginosa es más frecuente en los machos que en las hembras, y aparece a menudo entre los tres y los seis años de vida. Sin embargo, se puede presentar en todos los perros, sin importar la edad.

Diagnóstico

El diagnóstico se suele basar en los síntomas y la predisposición de la raza, y se llevan a cabo estudios como mielografías, tomografías computadas y resonancias electromagnéticas, que se suelen utilizar para descartar otras posibles lesiones. Las radiografías no suelen mostrar la verdadera naturaleza de una lesión en la columna, incluso con el uso de mielografías, por lo que las resonancias son la mejor manera de obtener un diagnóstico. Sin cirugía (o una autopsia) la embolia fibrocartilaginosa no se puede confirmar con absoluta certeza.

Tratamiento

Algunos perros se recuperan solos con un poco de reposo, pero la fisioterapia, los antiinflamatorios y los esteroides los ayudarán a juntar fuerzas. El tratamiento que comience dentro de las primeras horas posteriores a la aparición de la embolia fibrocartilaginosa será más efectivo. Sin embargo, la fisioterapia y el cuidado complementario (acupuntura, quiropráctica) a lo largo de los meses posteriores a la lesión pueden ayudar a la recuperación de las extremidades. A diferencia de muchas hernias de disco, la cura de la embolia fibrocartilaginosa no es una intervención quirúrgica, aunque es una opción en casos donde existen otras lesiones que afectan la zona.

Sugerencias

En el caso de cualquier lesión en la zona de la columna, debes ponerte en contacto de inmediato con un neurocirujano de animales u otro especialista, para que diagnostique la condición. La mayoría de los veterinarios no tendrá acceso a las máquinas necesarias, más allá de equipos para radiografías, y le prescribirán un esteroide y confinamiento. En el caso de todas las lesiones de la columna de los perros, en especial la embolia fibrocartilaginosa, el tratamiento debe comenzar lo antes posible ante la aparición de los síntomas, a fin de asegurar una recuperación total.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles