Cómo exprimir las glándulas anales de tu perro

Escrito por cate burnette | Traducido por eduardo moguel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo exprimir las glándulas anales de tu perro
Liberar la presión de las glándulas anales de tu perro ayuda a mantener su salud general. (Goodshoot/Goodshoot/Getty Images)

Situadas bajo el esfínter anal, las glándulas anales de los perros producen un fluido que lubrica el recto, permitiendo que las heces se muevan libremente para salir de la abertura anal. Cuando estas glándulas se llenan, verás al perro arrastrando el trasero por el piso u lamiendo obsesivamente su trasero para aliviar la presión. Quizás detectes un hedor acre proveniente de esta área. Aprendiendo a aliviar las glándulas anales de tu perro, no sólo ahorrarás dinero en el veterinario o en la estética canina, sino que asegurarás la salud constante de tu perro.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Guantes desechables de látex

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Ponte un par de guantes desechables de látex.

  2. 2

    Párate a un lado de tu perro y coloca tu brazo no dominante alrededor y debajo de su estómago para evitar que se mueva y huya. Si el perro resiste esta sumisión, pide a un ayudante que lo sostenga por ti.

  3. 3

    Levanta su cola con la mano no dominante, asegurándote de no jalar o tirar de ella de forma brusca.

  4. 4

    Coloca tu mano dominante justo por debajo del ano de tu perro, de forma que tu índice descansen en la posición de las 4 en punto y tu pulgar a las 8 en punto. Si eres zurdo, la posición de tus dedos será a la inversa.

  5. 5

    Con tus dedos, da un masaje con movimientos hacia arriba, en dirección a la cavidad rectal, oprimiendo con suavidad con forme mueves los dedos. Quizás debas hacer esto más de una vez hasta poder ver evidencia de fluidos saliendo del saco anal.

  6. 6

    Sigue exprimiendo las glándulas anales hasta que todo el fluido sea eliminado.

Consejos y advertencias

  • Coloca una toalla de papel o trapo sobre los dedos de tu mano dominante antes de comenzar a exprimir las glándulas. Con eso atraparás el fluido extra que pueda exprimirse o gotear sobre el área.
  • Mantén tu cabeza y ojos por encima del área que estás exprimiendo para evitar que el hediondo fluido anal te salpique el rostro.
  • Quizás notes que el fluido exprimido sea particularmente espeso, con una consistencia similar a la mantequilla de maní o que no puedas exprimir nada de las glándulas. En estos casos, el veterinario Dan Wasmung, en el "Boletín en línea PetStuff" recomienda consultar con un veterinario para evitar infecciones bacterianas y posibles abscesos.
  • Si notas que las glándulas anales de tu perro están inflamadas o hinchadas, debes buscar atención médica para tu mascota. El saco anal puede ser impactado e infectarse, requiriendo antibióticos prescritos para sanar adecuadamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles