DESCUBRIR
×

Cómo fertilizar la lechuga

Actualizado 21 febrero, 2017

La lechuga es una verdura de estación fría que se planta en los huertos familiares y está disponible tanto en forma de hojas como de lechuga romana y la iceberg. Si bien las hojas de la lechuga están compuestas en su mayor parte por agua, los nutrientes adecuados en el suelo son esenciales para el crecimiento de la planta. Debes fertilizarla varias veces durante la estación de crecimiento para asegurarte de que producen hojas nuevas a través de múltiples cosechas.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Esparce un fertilizante granulado balanceado de liberación lenta, como uno 10-10-10 sobre el sitio de plantación antes de colocar las plantas o las semillas de lechuga en el suelo. Aplica el fertilizante en la proporción indicada en la etiqueta y colócalo en las 5 o 6 pulgadas superiores (12 a 15 cm) usando un arado o una pala. Riega bien el sitio de plantación para disolver los gránulos y que liberen los nutrientes.

  2. Espera hasta que germinen las semillas de lechuga y que tengan al menos dos o tres juegos de hojas. Mezcla un fertilizante líquido para verduras con agua, usando la proporción indicada en la etiqueta. Mezcla bien la solución y viértela en un rociador de jardín o en una botella con atomizador para los jardines pequeños.

  3. Rocía las hojas de lechuga con el fertilizante líquido, hasta que toda la superficie de las hojas esté bien mojada.

  4. Vuelve a aplicar el fertilizante sobre las hojas de lechuga cada tres semanas a lo largo del resto de la estación de crecimiento.

Necesitarás

  • Un fertilizante granulado balanceado
  • Arado o pala
  • Fertilizante líquido para las plantas
  • Rociador de jardín o una botella con atomizador