Formas divertidas de enseñarles a los preadolescentes acerca de Dios

Escrito por michelle watson | Traducido por gabriela alessandrello
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Formas divertidas de enseñarles a los preadolescentes acerca de Dios
Ayuda a los preadolescentes a entender a Dios planificando actividades divertidas y significativas. (George Doyle/Valueline/Getty Images)

A los maestros Cristianos les resulta particularmente difícil lograr que los preadolescentes se involucren porque son muy grandes para las lecciones infantiles pero demasiado jóvenes para los temas para adolescentes. Los preadolescentes, que suelen estar entre las edades de 9 y 12 años, tienen mucha energía y quieren divertirse. Al mismo tiempo, hacen preguntas serias acerca de Dios y de lo que significa para ellos. Conéctate con los preadolescentes desarrollando lecciones divertidas y memorables que también enseñen aspectos importantes acerca de Dios.

Otras personas están leyendo

Creador amoroso

Enséñale a los adolescentes que Dios nos ama y nos cuida. Dale a los estudiantes un huevo y pídeles que lo decoren para que se vea como un humano. Deja que los preadolescentes generen un hábitat para el huevo con palillos de helado y pañuelos de papel para que el vuelvo no ruede y se salga o se quiebre. Diles "Dios los ha creado a ustedes tal como ustedes crearon al huevo". Pregúntales a los alumnos "Si tu huevo se rodará de su hábitat hacia el borde, ¿qué harías?" "¿Dejarías que se rompa o lo salvarías?". Explícales que algunas personas piensan que Dios está esperándolas para castigarlas cuando se salen de su camino, pero en realidad lo único que el quiere es llevarnos nuevamente a los terrenos seguros de su evangelio.

Dios moderno

Pídeles a los preadolescentes que imaginen que Jesús tiene su misma edad, vive en su comunidad y va a la misma escuela que ellos. Dale a cada alumno una tarjeta con una pregunta en uno de los lados en la que le solicites a los estudiantes que describan cómo sería el Jesús moderno. Algunas preguntas podrían ser: ¿Qué grupos de personas saldrían con Jesús? ¿Qué tipo de ropa usaría? ¿Qué haría después de la escuela? ¿Qué le gustaría a sus amigos acerca de él? Deja que los alumnos respondan las preguntas y escriban sus respuestas en la parte de atrás de la tarjeta. Luego arma grupos pequeños para que compartan sus respuestas.

Jesús es Dios

Ayuda a que los preadolescentes comprendan que Jesús fue un hombre que también era Dios. Comienza dejando que los alumnos jueguen a "ser Dios". Deja que los alumnos mencionen qué cosas cambiarían acerca de sí mismos, de sus familias, escuelas y del mundo si es que ellos fueran Dios. Habla con ellos acerca de sus respuestas y diles: "Nosotros podemos jugar a Dios, pero Jesús era Dios de verdad. ¿Cómo se puede ser humano y Dios al mismo tiempo?". Ilustra esta idea mostrándole a los alumnos un vaso lleno de agua y otro lleno de hielo. Explícales que ambos están conformados por las mismas moléculas, aunque parezcan ser distintos. De la misma forma, Jesús y Dios son diferentes manifestaciones de la misma fuente.

Venerar desinteresadamente

Los preadolescentes están en una edad muy egocéntrica, entonces es importante enseñarles que la veneración requiere que se concentren en Dios y no en sí mismos. Juega un juego en el que los preadolescentes tienen que pensar adjetivos para describir a Dios. Pídeles que se paren en un círculo. Dale a un estudiante una pelota o algún un objeto suave. El estudiante tendrá que pensar un adjetivo para describir a Dios que empiece con la letra A (por ejemplo amoroso). Luego deberá pasarle la pelota a otra persona en la ronda quién tendrá que pensar un adjetivo que empiece con la letra B. Continúa hasta que el grupo conforme todo el alfabeto.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles