La guía de un sastre para reparar la ropa

Escrito por mary avant Google | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Una guía simple para hacer arreglos en tu hogar desde la cabeza hasta los pies

La guía de un sastre para reparar la ropa
(Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

No trates de hacerlo demasiado rápido porque así es como se cometen errores.

— Kathy Cano-Murillo, creadora de CraftyChica.com

Conoces la historia: se te hace tarde para llegar a tu trabajo y cuando le echas un vistazo final al espejo descubres que a tu blusa le falta un botón. O cinco minutos antes de una salida nocturna en la ciudad, miras hacia abajo para descubrir que tus pantalones nuevos te quedan un poco largos. Evita un desastre en la moda con estos consejos de sastres expertos, para que puedas arreglar los problemas más comunes de tus prendas.

Prepárate

La guía de un sastre para reparar la ropa
(Comstock/Comstock/Getty Images)

La parte más importante de hacer arreglos en el hogar para los problemas sencillos que se presentan con la ropa es estar preparado. Eso significa que debes tener un equipo completo para hacer remiendos, que tenga todas las herramientas indispensables a mano, en todo momento.

Además de tu costurero común, que por lo general contiene los elementos básicos, tales como agujas, hilos, un alfiletero, alfileres y tijeras rectas, debes tener algunas otras herramientas para hacer reparaciones sencillas. Esto incluye la tiza de sastre, una aguja para reparar enganches, una cinta de doble faz y esmalte de uñas transparente (para mantener los hilos sueltos en su lugar).

Krystal Savanella propietaria y diseñadora de Krystal Savanella Designs, sugiere empacar hilo de poliéster, que es más duradero, de colores básicos como el blanco, negro, gris, marrón y añil (para jeans), así como de los colores que usas a menudo.

Si no eres un profesional de costura, hay otras cosas esenciales que debes tener en tu arsenal en todo momento, afirma Kathy Cano-Murillo, autora y creadora del sitio de artesanías CraftyChica.com. Ella aconseja llevar botellas pequeñas de pegamento de tela, así como láminas de etiquetas adhesivas de tela que son permanentes y fáciles de limpiar en seco.

"Cuando viajo o voy a cualquier parte, tengo al menos una lámina de esas en mi bolso en todo momento, por si acaso", para solucionar problemas como un dobladillo suelto o un botón que se desprendió, dice. "Debido a que hay tantas blusas que están adornadas con lentejuelas, cuentas y cosas por el estilo, pienso que si las personas pueden tener algún tipo de pegamento de tela a mano, para volver a pegar rápidamente una lentejuela o una cuenta que se desprendió, evitarán que se arruine toda la blusa".

Para impedir que las lentejuelas o los botones faltantes arruinen toda la prenda, siempre debes conservar los botones y adornos adicionales que vinieron con la ropa en tu costurero, aconseja Michael Andrews, propietario de Michael Andrews Bespoke, una sastrería de hombres a medida en Manhattan.

Problemas comunes

Ahora que tienes el equipo completo, con todos sus suministros, es el momento de abordar los problemas de vestuario más frecuentes sin necesidad de un sastre. "Los problemas más comunes en el hogar, que son fáciles de solucionar, son pegar un dobladillo roto o sustituir un botón que falta", dice Andrews.

Para hacer o reparar un dobladillo simple, lo que significa que estás levantando la prenda menos de dos pulgadas (5 cm), toma tu pegamento para telas de confianza (para hacer un dobladillo permanente) o una cinta de doble faz (una solución temporal). Calcula cuánto quieres levantar, probándote los pantalones o la falda y marca la prenda de vestir con tiza.

Dobla hacia arriba el material hasta la marca de tiza, metiéndolo en el interior de la prenda y aplica una cinta de doble faz o un pegamento para telas, dejando hasta dos pulgadas (5 cm) de separación, indica Michele Heidorn, propietaria de Evansville Sewing Center en Evansville, Indiana . Si utilizarás la cinta, asegúrate de quitarla antes de lavar el artículo que has reparado .

Si tienes algún conocimiento de costura, toma aguja e hilo para hacer un dobladillo más profesional. Si realmente estás en un apuro, puedes marcar el dobladillo con alfileres de seguridad hasta que tengas la oportunidad de hacer un dobladillo más seguro. En cuanto a los botones (o lentejuelas o perlas), puedes tomar el camino fácil, reemplazándolos con pegamento de tela o con cinta, o puedes usar aguja e hilo para volver a asegurarlos.

Usando al menos dos hebras cose a través de los ojales del botón, al menos dos veces, dejando un poco de holgura en la puntada, instruye Heidorn.

"En la última pasada de la aguja, lleva la aguja a la parte posterior, sin pasarla a través del botón" dice. Enrolla el hilo alrededor de las puntadas del botón y átalo para asegurarlo. Para evitar perder un botón en primer lugar, Heidorn sugiere usar esmalte de uñas transparente sobre los hilos del botón para mantenerlo en su lugar.

Arreglos rápidos

¿Tienes un agujero en tu pantalón de jean favorito? ¡Remiéndalo!

"Comienza limpiando el agujero y recortando los hilos largos. Pasa un cepillo para pelusas y plánchalo" ella explica. Luego, coloca un parche de tela de jean con la parte superior mirando a través del agujero y vuelve a planchar. Si deseas una retención más duradera, cose el parche recientemente planchado con aguja e hilo.

Si tienes un enganche en tu suéter cómodo, toma una aguja para reparar tejidos, dice Savanella. "Si el enganche ha hecho un agujero pequeño, puedes hacer un puente con una aguja sin punta y un hilo de un color similar para hacer un remiendo simple. Anúdalo hacia el exterior y deja una cola que puedas meter en el tejido y cortar".

Si el tiempo lo permite, no apresures la reparación."Tómate tu tiempo para remendar tu ropa", dice Cano-Murillo. "Ponla del lado del reves, revisa las costuras, busca hilo del mismo color, busca una aguja, mide antes de coser y tómate el tiempo para hacer un trabajo de calidad. No trates de hacerlo demasiado rápido, porque así es como se cometen los errores.

Déjalo a los profesionales

La guía de un sastre para reparar la ropa
(Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Por mucho que quieras resolver todos los problemas de tu vestuario por tu cuenta, los expertos coinciden en que hay algunas correcciones que debes dejar que las haga un sastre o una costurera con experiencia. "Si has aumentado de peso, perdido peso y deseas adaptar una prenda al tamaño de tu nueva figura estás buscándote problemas", advierte Cano-Murillo. Ella afirma que si quieres meter al ancho de una prenda debes saber dónde están los dardos y cómo se ha construido la pieza y eso significa un gran margen de error para los sastres sin experiencia.

Las telas también son importantes, cuando tratas de determinar qué es lo que puedes reparar en tu casa de forma segura. Cano-Murillo dice que siempre es fácil de trabajar con el algodón, pero las telas elásticas como el jersey son muy complicadas.

Además, las telas finas como la seda y la gasa se pueden arruinar si se dejan en las manos equivocadas. Si se trata de tejidos de punto, siempre debes llevarlos a un sastre. "Trabajar sobre tejidos de punto puede requerir máquinas y técnicas especiales, de modo que lo mejor que puedes hacer es llevarlas a un profesional", dice Savanella. "Trabajar con dobladillos curvos o formas poco comunes es difícil y es mejor dejarlo a un sastre o a una costurera".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles