DESCUBRIR
×

Por qué mi hielo seco desaparece en el refrigerador

Actualizado 21 febrero, 2017

Si alguna vez has comprado un bloque de hielo seco y lo has almacenado en tu refrigerador, sabes que desaparece gradualmente. Hay una razón muy específica para esto, que tiene que ver con las propiedades físicas del hielo seco y de tu refrigerador.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

¿Qué es el hielo seco?

El hielo seco es dióxido de carbono congelado, que es el gas que exhalamos y el gas que las plantas toman para la fotosíntesis. También se añade al agua para producir carbonatación en agua de soda y otras bebidas gaseosas. El hielo seco es muy frío, con una temperatura de -109,3 grados Fahrenheit o -78,5 grados Celsius. Debido a las temperaturas extremas, se debe manipular con guantes o pinzas. Puede causar congelación inmediata si lo tocas con tu piel.

Usos del hielo seco

El hielo seco se utiliza comercialmente para la refrigeración de alimentos y otros productos. Éste emite dos veces la energía de refrigeración del hielo tradicional en peso y tres veces en volumen, por lo que es altamente eficiente. No requiere electricidad u otras fuentes de energía para mantener su carga fría y su único subproducto es el gas del dióxido de carbono. El hielo seco se utiliza también para crear niebla en las fiestas y en las casas encantadas. Al dejarlo caer en agua caliente, puedes acelerar el proceso natural de la sublimación del hielo seco.

Sublimación

Como cualquier material frío, el hielo seco no puede durar para siempre. No se derrite como el hielo normal, sin embargo. El hielo seco se sublima, lo que significa que se transforma de un sólido directamente a un gas. El beneficio de esto es que no quedan charcos ya que el hielo seco desaparece lentamente. Así es como el hielo seco adquirió su nombre. Por lo general, se sublima a una velocidad de 5 a 10 libras (2,25 a 4,5 kg) en un período de 24 horas si se conserva en una hielera.

Hielo seco vs. frigorífico

La tmperatura fría de tu refrigerador ralentizará el proceso de sublimación, pero sólo las temperaturas inferiores a -109,3 grados Fahrenheit (-78,5 ºC) pueden detenerlo. Ni tu refrigerador ni tu congelador pueden alcanzar estas temperaturas, de manera que el hielo seco almacenado en un refrigerador desaparecerá con el tiempo. Para que tu hielo seco dure lo máximo posible, retrasa su compra hasta justo antes de que lo necesites.