La historia religiosa de Francia

Escrito por erik steel | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La historia religiosa de Francia
Francia fue un país eminentemente católico durante varios siglos. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Francia, un país históricamente católico, ya no reconoce una religión de Estado y garantiza la libertad de conciencia para practicar o no practicar el catolicismo y otras religiones en su Constitución, entre otras muchas disposiciones. Tanto reflexionando como dejando su propia marca en los asuntos religiosos del mundo, Francia ha tenido una gran influencia en sus fases religiosas y en las seculares.

Otras personas están leyendo

Historia pre-revolucionaria

El catolicismo fue la religión oficial de Francia hasta la Revolución Francesa (que comenzó en 1789) y Francia fue gobernada durante gran parte de ese tiempo por un rey católico con la expectativa de que la población siguiera la religión del rey. El catolicismo siempre ha sido una parte importante de la sociedad francesa, que data desde el bautismo de Clodoveo I, quien es considerado como el fundador de Francia, y fue consolidado aún más por el rey de Francia, Carlomagno, que fue nombrado como el gobernante del Sacro Imperio Romano. El carácter fuertemente católico del país llevó a la mayoría a entrar en conflicto con la minoría de los hugonotes, que eran los protestantes franceses bajo la esfera de influencia del calvinismo. Este conflicto incluyó choques armados como la célebre Masacre de San Bartolomé en 1572. Según la Enciclopedia Católica, los hugonotes fueron protegidos por el Edicto de Nantes, firmado por el rey en 1598, pero una reacción desfavorable de la opinión pública católica significó que los protestantes siguieran enfrentando persecuciones hasta después de la Revolución.

Historia post-revolucionaria

Parte de la reorganización provocada por la Revolución Francesa fue el cambio de la situación de la Iglesia católica en relación con el Estado. De acuerdo con el punto 10 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789), ningún francés podía ser perseguido por sus creencias religiosas, lo que reflejaba el pensamiento ilustrado de la época que influyó en otros países como Estados Unidos. En un nuevo esfuerzo por llegar a un acercamiento con las fuerzas religiosas del país, Napoleón Bonaparte extendió el apoyo del Estado a la Iglesia Católica, al protestantismo (luteranismo y calvinismo) y al judaísmo, pero esto fue revocado con una separación de la ley del Estado y de la iglesia en 1905. Entre estas dos épocas en tiempos como el de la Restauración Borbónica, que sustituyó a Napoleón Bonaparte con un monarca (1814-1830), la Iglesia Católica fue restaurada temporalmente como religión del Estado.

Conceptos

Uno de los conceptos más importantes en la comprensión de la evolución de la religión y de la práctica religiosa en Francia es la "laicité", que se traduce variadamente como laicicismo (y se relaciona con la misma palabra griega de la cual deriva laico) o secularismo, pero que en última instancia se refiere al ideal de una sociedad en la que la religión y el Estado operan en diferentes ámbitos, sin influir el uno sobre el otro. En Francia, esto significa que las organizaciones religiosas no pueden influir en la política y que el gobierno no debe afectar a la religión, excepto, como se señala en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, cuando la religión viola el orden social.

Significado

La secularización de Francia es considerada por la mayoría de la población francesa como un valor fundamental y fuertemente sostenido. Los franceses fueron los primeros en separar la educación y la religión y el valoraron fuertemente la no injerencia de la religión en el Estado y, entre las personas religiosas, del Estado en la religión. Francia es también una nación secular en general, con sólo un leve mayoría de personas que se confesaron como católicos en 2007, según una encuesta publicada en Le Monde des Religions, mientras que de los encuestados en el año 2003, el 92 por ciento de los franceses dijo que raramente o nunca experimentaba la sensación de tener que ponerse en contacto con un poder sobrenatural. Las tendencias en Francia reflejan que hay una mayor tendencia hacia la secularización, la que se puede ver en toda Europa.

Controversia

El derecho francés limita la ostentación de símbolos religiosos en la esfera pública, y eso ha producido, según el Departamento de Estado de EE.UU., controversia en relación a la discriminación contra las mujeres francesas musulmanas que eligen llevar el hijab. También existe la preocupación acerca de la ley francesa que hace distinción entre la religión (como el catolicismo, el judaísmo o el Islam) y las "sectas", entre las que se incluyen, en virtud de la legislación francesa, grupos como la Iglesia de la Cienciología.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles