Historia de las torturas durante tiempos de guerra

Escrito por hunter l. gorinson | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Historia de las torturas durante tiempos de guerra
La tortura es una práctica muy antigua. (instruments of torture image by Peestka from Fotolia.com)

En la historia de la humanidad, parece ser que cuando hay guerra, hay torturas. Con el advenimiento de la Convención de Ginebra en 1949, la tortura se consideró explícitamente un crimen de guerra. Sin embargo, su práctica ha continuado durante numerosos conflictos desde entonces.

Otras personas están leyendo

En la antigüedad

En las civilizaciones Griega y Romana, el uso de la tortura era generalizado tanto como castigo como para obtener confesiones. En Roma, la práctica usual era enviar a los soldados capturados -junto con los criminales, los esclavos que escapaban y los herejes- al Coliseo, donde se les forzaba a combatir entre sí o con animales, o se los torturaba por entretenimiento. Otros eran condenados a la esclavitud, en la cual eran comunes las prácticas de tortura por flagelación, hambre, marcar con fuego y otros métodos "creativos" para forzarlos a trabajar.

De la Edad Media a la Edad Moderna

Luego de que el Imperio Romano adoptara el cristianismo en el siglo IV, continuó el uso de torturas por acusaciones de traición y herejía. Mientras que esto eventualmente devino en las inquisiciones de la Edad Media, la tortura también continuó siendo distintiva de los conflictos armados de la época. Por ejemplo, el príncipe rumano Vlad "el Empalador" ganó su apodo al empalar decenas de miles de invasores otomanos, que estaban vivos y conscientes, durante el siglo XV.

Principios del Siglo XX

Cuando las tropas austro-húngaras invadieron Serbia durante el estallido de la 1ra Guerra Mundial en 1914, miles de soldados enemigos y de civiles locales sufrieron prolongados ataques de desmembramientos, castración y violaciones. Durante la revolución Bolchevique de 1918, se descubrieron cuerpos de soldados checos opositores sin ojos, lengua o heridas en los genitales que les habían sido infligidas antes de morir. Los separatistas irlandeses de los años 1920 a menudo emplearon esas tácticas contra las fuerzas británicas.

En el otro extremo del mundo, durante la revolución comunista de 1927 en China, la tortura y matanza indiscriminada ocurrió en ambos lados del conflicto. Los japoneses también torturaron a civiles y tropas durante la invasión de la capital china de Nanjing en 1937. Junto con las atrocidades perpetradas por los nazis en la II Guerra Mundial, ésta es una de las instancias de tortura persuasiva más notable del siglo XX.

La Convención de Ginebra

Ratificada a raíz de la II Guerra Mundial, la Convención de Ginebra de 1949 delineó las reglas de la guerra para asegurar la protección de aquéllos -tanto civiles como militares- en manos del ejército enemigo. El primer Protocolo Adicional del documento prohíbe específicamente la tortura y la humillación de los prisioneros tomados durante los conflictos internacionales, mientras que el Artículo Común 3ro hace lo mismo para guerras civiles nacionales. Las resoluciones similares dictadas por la Convención de Prevención de la Tortura y Trato Inhumano o Degradante y Castigos, y el Comité Internacional de la Cruz Roja reafirmaron la Convención de Ginebra en el derecho internacional.

A pesar de esto, los actos de tortura continuaron siendo empleados tanto en conflictos internos como en guerras internacionales durante los siguientes 50 años, en lugares tales como Turquía, Irán, Uganda, Ruanda y los Balcanes, por nombrar sólo unos pocos.

Preguntas sobre la legalidad luego del 11 de septiembre

A principios de 2004, surgieron fotografías de prisioneros detenidos bajo custodia norteamericana en la prisión iraquí de Abu Ghraib. Poco después, la CIA también fue centro de un escándalo por emplear las llamadas "técnicas de interrogatorio mejoradas", que incluían sumergir en agua a los sospechosos de terrorismo, los cuales no son incluidos en la Convención de Ginebra, según el Departamento de Defensa y Justicia. Aunque las investigaciones sobre este asunto están aún pendientes, el Manual de Campo de Contrainsurgencia del cuerpo de marines y del ejército de los Estados Unidos -un manual para los oficiales en las guerras de Afganistán e Iraq- afirma lisa y llanamente "los soldados y marines no matarán o torturarán a los prisioneros de guerra".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles