DESCUBRIR
×

Huelo gas en mi casa y el olor persiste luego de apagar la cocina

Actualizado 17 abril, 2017

Las pérdidas de gas pueden provocar una explosión o envenenamiento por monóxido de carbono, así que nunca deberías ignorar el olor a gas dentro o alrededor de la casa. El olor a sulfuro que permanece cerca de la estufa podría significar simplemente que la luz piloto se apagó, aunque también podría indicar un problema con la cocina o las tuberías de gas natural.

David De Lossy/Photodisc/Getty Images

Aspectos básicos del gas natural

El gas natural es un gas inodoro e incoloro que se produce cuando la materia orgánica está en descomposición. El olor a huevo podrido del gas natural es generado por el mercaptano, un odorizador agregado al gas para tu seguridad. El gas natural es más liviano que el aire, así que se disipa en tu casa o en otra zona cuando se produce una pérdida. Cuando el gas natural y otros combustibles arden, se libera monóxido de carbono, un gas mortal que no tiene color ni olor.

Revisar la luz piloto

Si se apaga la luz piloto de la cocina, puede que el gas natural se acumule allí. Si la luz está apagada, abre las ventanas de la cocina y las puertas durante 15 minutos para dejar que el gas se disipe de forma segura; luego enciende nuevamente la luz piloto. No enciendas la luz inmediatamente (prender un cerillo podría provocar una explosión).

Fuga de gas

Si puedes sentir el olor a gas parecido al sulfuro o al hedor de un huevo podrido, quizás haya una fuga de gas dentro o fuera de tu casa. También podrías oír el sonido de un silbido viniendo de la estufa, de otro electrodoméstico o de una tubería. Las fugas de gas externas pueden matar o atrofiar a la vegetación cercana. Entre los signos de envenenamiento por monóxido de carbono se incluyen las náuseas, los mareos, la fatiga y otros síntomas parecidos a los de la gripe.

Mantenerse seguro

Si sigues oliendo el gas luego de encender de nuevo la luz piloto, no dudes. Vete de la casa junto con el resto de tu familia y las mascotas, luego llama a la compañía de servicios públicos o al 911 desde una ubicación segura. Deja las puertas y las ventanas abiertas cuando salgas, sobre todo si el olor es fuerte o si puedes escuchar el silbido de una fuga de gas. No prendas ni apagues las luces y los electrodomésticos ni uses el teléfono en la casa. No enciendas un cerillo ni tampoco un encendedor.

Prevención

Puedes prevenir las fugas de gas naturales haciendo inspeccionar la cocina y otros electrodomésticos una vez al año. Instalar un detector de monóxido de carbono también puede mantener a tu familia segura. Además, deberías contactar a tu compañía de servicios públicos antes de cavar para evitar golpear las líneas de gas. Si dañas una línea de gas, tendrás que evacuar el área y llamar al servicio público de forma inmediata.