Una lección preescolar sobre Caín y Abel

Escrito por helen fitzgerald | Traducido por patricia a. palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Una lección preescolar sobre Caín y Abel
Lee la historia de Caín y Abel del capítulo 4 de Génesis en la Biblia. (Comstock/Comstock/Getty Images)

La historia de Caín y Abel puede parecer una lección difícil de enseñar a los niños pequeños, ya que relata un asesinato entre hermanos, pero también trata temas familiares para cualquier niño en edad preescolar, los celos, la ira y el miedo al castigo. Es una historia seria y debe ser tratada como tal, pero con calma y sin un dramatismo indebido. Da énfasis a las actitudes de Caín y Abel, y lo que los niños pueden aprender sobre sus propias actitudes.

Otras personas están leyendo

Lectura

Para empezar, lee la historia del capítulo 4 de Génesis en la Biblia. Puedes utilizar una imagen bíblica mientras cuentas la historia con detalle suficiente como para que los niños sean capaces de entender lo que sintió Caín, quien estaba celoso por el favor que Dios le mostró al sacrificio de Abel por sobre el suyo. Trata de proporcionar al menos algunas imágenes para representar los dos sacrificios que ellos hicieron: el cordero de Abel y las verduras de Caín.

Explicación

Más allá de la lectura, es importante que te asegures de que los niños entiendan los puntos esenciales. En primer lugar, Caín no quiso dar su regalo de corazón, él no dio lo mejor que tenía, y no lo hizo porque realmente no le importaba agradar a Dios. Abel dio de su corazón y por eso Dios aceptó su sacrificio. El corazón malo de Caín se evidenció en cómo reaccionó. En lugar de lamentar no haber dado a Dios un sacrificio bueno, estaba enojado con Abel, quien no había hecho nada malo, y por eso lo mató.

Ilustrar

Trasmite la conversación de los personajes de la Biblia a los niños. Pregúntales si saben lo que es querer algo que alguien más tiene y si alguna vez se han enojado o herido a alguien a causa de ello. Luego, habla sobre cómo se asustan cuando saben que hicieron algo mal, porque no quieren ser castigados. Caín sentía lo mismo, pues no quería que Dios lo castigara. Cuando ellos pecan, tienen que hacer lo mismo que hizo Caín, pedir a Dios perdón y ayuda.

Manualidades

Haz que los niños en edad preescolar coloreen un cuadro como los de "Así dice el Señor ..." Ministerios. Mientras lo hacen, háblales de lo mucho que se complace Dios cuando ellos le dan a Él y a los demás con un corazón feliz. Al igual que Abel dio lo mejor que tenía, los mejores regalos son cosas que ellos aman, ya que así demuestran que aman más a la persona que se los dan. Dios no rechazó el sacrificio de Caín porque quisiera más un cordero que vegetales, sino porque a Él le preocupaba lo había en su corazón.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles