Planificación de comidas en caso de pancreatitis crónica

Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por walter f. stocco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Planificación de comidas en caso de pancreatitis crónica
Incluye fuentes de alta calidad de proteína magra en tu dieta para ayudar a satisfacer tus necesidades proteínicas. (bbq chicken image by sumos from Fotolia.com)

El páncreas segrega enzimas en el intestino delgado para ayudar a digerir los alimentos, también segrega las hormonas insulina y glucagón en el torrente sanguíneo para ayudar a regular el azúcar en sangre. La pancreatitis crónica es una inflamación prolongada del páncreas. Cuando el páncreas se inflama, su capacidad de segregar enzimas digestivas disminuye significativamente, aumentando la mala absorción y la desnutrición. Además de la mala absorción, la pancreatitis crónica provoca una gran cantidad de dolor que afecta el apetito. Las personas con pancreatitis crónica deben seguir una dieta alta en calorías que sea rica en nutrientes, pero baja en grasa.

Otras personas están leyendo

Las calorías

Las necesidades calóricas varían de individuo a individuo según su edad, altura, peso, sexo, nivel de actividad y factor de estrés. Consulta con tu médico para determinar tus necesidades calóricas específicas. La mayoría de las personas con pancreatitis crónica necesitan aproximadamente de 30 a 35 calorías por kg de peso corporal para mantener el peso, de acuerdo con la Universidad de Washington.

La leche

La leche puede ser fuente de grasa en tu dieta; elige la leche baja en grasa o sin grasa y productos lácteos en función de tu tolerancia. La elección de leche más alta en grasa puede ayudarte a satisfacer tus necesidades calóricas elevadas. Ingiere dos o más porciones de leche al día. Las buenas opciones y los tamaños de las porciones son: 1 taza de leche (sin grasa, baja en grasa o entera), así como 1 taza de yogur bajo en grasa o sin grasa, 1 taza de suero de leche descremado, 1,5 oz. (42 gramos) de queso magro o bajo en grasa, y 1 taza de queso cottage magro o bajo en grasa.

El pan y los cereales

La mayoría de las opciones de pan y de cereales son bajas en grasa y pueden ser una buena fuente de calorías en tu dieta. Ingiere al menos seis porciones de cereales al día, y come más, según tu tolerancia. La elección baja en grasa y el tamaño de las porciones incluyen una rebanada de pan, 1/2 taza de arroz blanco o pasta, 1 taza de cereales listos para el consumo, 1/2 taza de cereal cocido caliente, seis galletas de soda, dos tortas de arroz y 3 tazas de palomitas de maíz sin mantequilla. La elección de productos de grano entero, como el pan de trigo integral y el arroz integral, pueden ayudar a aumentar tu ingesta de nutrientes en general. Los granos enteros son naturalmente ricos en magnesio y selenio.

Las verduras

Las verduras son, naturalmente, libres en grasa y contienen altas cantidades de vitamina A, vitamina C, ácido fólico y potasio. Las verduras ricas en antioxidantes pueden ayudar a aliviar los síntomas de pancreatitis, de acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland, mediante la prevención al daño del radical libre posterior. Trata de incluir por lo menos tres porciones de verduras cada día, en la que 1 taza sea igual a una porción. Las opciones saludables son la coliflor, espinacas, brócoli, zanahorias, batatas, arvejas, pimientos, tomates, champiñones, col, vegetales de hojas verdes y las coles de Bruselas.

Las frutas

Las frutas al igual que las verduras también son sin grasa y son ricas en nutrientes. Incluye dos o más porciones de frutas en tu dieta cada día. Las opciones saludables y los tamaños de las porciones incluyen una manzana pequeña, una naranja grande o una banana, 1 taza de fruta cortada en trozos o en lata, 1 taza de jugo y un 1/4 de taza de fruta seca.

La carne y sus sustitutos

La carne y sus sustitutos proporcionan proteínas, hierro y zinc. La cantidad que necesites comer depende de tus necesidades de proteínas. Consulta con tu médico o dietista para determinar la cantidad de proteína que debes comer cada día. Comienza con al menos 5 a 6 oz. (141 a 170 gramos) por día. Las elecciones bajas en grasa incluyen las aves de corral sin piel, pescado, solomillo de ternera, chuletas de cerdo magras, huevos preparados sin grasa, 95 por ciento de las carnes magras frías, queso de soja bajo en grasa, legumbres y arvejas. Un 1/4 taza de porción de leguminosas o arvejas es igual a 1 oz (28 gramos) de carne.

La grasa

La cantidad de grasa que puedes tener en tu dieta para la pancreatitis crónica depende de tu tolerancia. La grasa puede ser una fuente concentrada de calorías y ayudar a satisfacer tus necesidades calóricas elevadas. Sin embargo, comer demasiada grasa puede causar dolor abdominal y diarrea. Ingiere por lo menos tres porciones al día. Opciones de grasa y los tamaños de las porciones son: 1 cdta. de margarina, manteca, aceite o mayonesa, 1 cucharada de aderezo para ensaladas, una rebanada de tocino, y 10 aceitunas grandes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles