Cómo preparar la leche de cabra para beber

Escrito por parul gupta | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo preparar la leche de cabra para beber
(chèvres image by Marie from Fotolia.com)

Mucha gente disfruta de la leche cruda de cabra, y los defensores de esta leche creen que su tratamiento destruye las enzimas importantes y reduce el valor nutritivo de la leche. Sin embargo, si te sientes incómodo sobre el consumo de leche cruda, es una práctica segura pasteurizarla antes de consumirla. La pasteurización mata las bacterias dañinas en la leche y prolonga su vida en el refrigerador. Este proceso implica primero calentar la leche y luego enfriarla rápidamente.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Leche fresca de cabra
  • Colador de leche
  • 2 cacerolas, una más grande que la otra
  • Termómetro de caramelos
  • Hornalla
  • Cucharón
  • Reloj con segundero
  • Fregadero con un tapón
  • 2 jarras de agua helada
  • Jarras de almacenamiento esterilizadas
  • Refrigerador

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cuela la leche fresca de cabra en la menor de las dos cacerolas, con un colador de leche. Ten cuidado de no derramarla.

  2. 2

    Enciende la hornalla a fuego medio. Llena la mayor de las dos cacerolas con agua a temperatura ambiente. No la llenes hasta arriba o se derramará cuando coloques la olla más pequeña dentro de ésta. Debes llenarla aproximadamente hasta la mitad. Coloca esta olla en la hornalla.

  3. 3

    Fija el termómetro de caramelos a un lado de la olla más pequeña. La punta debe estar sumergida en la leche. Asegúrate de que no toque el fondo de la olla. No retires el termómetro en ninguna etapa del proceso de pasteurización.

  4. 4

    Coloca la olla más pequeña dentro de la más grande.

  5. 5

    Calienta la leche de cabra hasta que el termómetro marque 165 grados Fahrenheit o 72 grados centígrados. Mientras la leche se calienta, revuélvela suavemente con una cuchara para distribuir el calor. Controla la temperatura.

  6. 6

    Cuando la leche esté a 165 grados Fahrenheit (72º C), mantenla a esa temperatura durante 15 segundos. Usa un reloj para hacer esto.

  7. 7

    Apaga la hornalla. Retira la cacerola más pequeña de la más grande.

  8. 8

    Pon el tapón en el fregadero y viértele el agua helada. Inmediatamente coloca la olla más pequeña en el fregadero. Mezcla la leche de vez en cuando mientras se enfría. Controla la temperatura. Debe llegar a 40 grados Fahrenheit o 4 grados centígrados.

  9. 9

    Cuando la leche llegue a la temperatura requerida, retira la cacerola del fregadero y suelta el termómetro. Con cuidado, vierte la leche en las jarras de almacenamiento esterilizadas. Refrigéralas de inmediato.

Consejos y advertencias

  • No desenganches el termómetro en ningún momento durante la pasteurización.
  • No retires la cuchara de la leche, ya que se puede contaminar y luego contaminar la leche.
  • Vacía el fregadero y colócale el tapón y mantén las jarras de agua helada listas antes de empezar a calentar, de manera que no pierdas el tiempo.
  • Agrega hielo al agua cuando sea necesario durante el proceso de enfriamiento.
  • Si tienes una caldera doble úsala en lugar de las dos cacerolas.
  • Es vital que la temperatura y el tiempo sean monitoreados, tanto al calentarla como al enfriarla. El tiempo que se requiere para que la leche se mantenga dependerá estrictamente de la temperatura a la que está. La pasteurización sólo tendrá éxito si se lleva a cabo sin problemas.
  • No calientes la leche en el microondas en vez de en una caldera doble.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles