DESCUBRIR
×

Cómo cocinar hojuelas de quinoa para el desayuno

Actualizado 21 febrero, 2017

Las hojuelas de quinoa, hechas a partir de la quinoa procesada al vapor, se cocinan más rápidamente, pero retienen todas las vitaminas y minerales que se encuentran en los granos enteros. De acuerdo con la compañía Purcell Mountain Farms, una porción de 1/2 taza de hojuelas de quinoa contiene más o menos 21 por ciento de la cantidad recomendada diaria de hierro y 22 por ciento de la cantidad diaria recomendada de magnesio. Las hojuelas de quinoa también contienen grandes cantidades de fibra dietética, proteína y fósforo. Comienza tu día con una porción nutritiva de granos enteros comiendo hojuelas de quinoa para el desayuno.

Instrucciones

  1. Pon a hervir una taza de leche por cada porción de hojuelas de quinoa que requieras. Vacía el líquido en la sartén, colócalo a calor medio-alto y cocina por más o menos cinco minutos o hasta que comience a hervir.

  2. Remueve 1/3 de taza de hojuelas de quinoa en el agua o leche hirviendo por cada porción. Si vas a hacer dos porciones, por ejemplo, usa 2/3 de taza de hojuelas. Remueve suavemente por más o menos 30 segundos, o hasta que las hojuelas y el líquido estén completamente combinados.

  3. Retira la sartén del calor y tapa. Permite que la mezcla repose de tres a cuatro minutos o hasta que las hojuelas de quinoa hayan espesado hasta tener la consistencia deseada. El cereal espesará mientras reposa.

  4. Endulza tu cereal con azúcar granulada, azúcar morena o miel, si así lo deseas. Agrega de 1 a 2 cucharadas de endulzante por cada porción de hojuelas de quinoa, dependiendo de tus gustos personales. Sirve caliente para obtener mejores resultados.

Consejos

  • Deja la cacerola sobre el calor por uno o dos minutos adicionales después de remover las hojuelas de quinoa, si es que prefieres una consistencia más espesa y parecida a una papilla.
  • Usa la mitad de leche y la mitad de agua para hacer tus hojuelas de quinoa, si así lo deseas. Esto resultará en una consistencia más cremosa que las que harías con agua simple sin tanta grasa saturada o colesterol. Puedes también usar leche descremada o sin grasa. Agrega nueces picadas, frutas secas, jarabe de maple, conservas de fruto, canela, nuez moscada y cualquier otra de tus adiciones favoritas al cereal justo antes de servir. La quinoa no contiene gluten, haciendo que sea más adecuada para individuos con alergias al gluten.

Necesitarás

  • Leche (opcional)
  • Sartén
  • Hojuelas de quinoa
  • Azúcar granulada, azúcar morena o miel (opcional)