Cómo conseguir que te publiquen un cuento

Escrito por jason belasco | Traducido por magalí cordero ventades
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo conseguir que te publiquen un cuento
(writing book image by AGphotographer from Fotolia.com)

Escribir un cuento corto es una gran manera de poner un pie en la puerta de la industria de la escritura; puedes experimentar con diferentes estilos narrativos y jugar con los personajes, las situaciones y el tono. Un cuento puede ser tan corto como un párrafo o tan largo como 50 páginas, por lo que tienes toneladas de libertad.

Mientras que los editores asistentes y pasantes en revistas literarias están regularmente ahogados en bolsas de correo llenas de escritos que se conocen comúnmente como "pilas de manuscritos", conseguir que tu cuento sea publicado es más fácil de lo que crees.

Otras personas están leyendo

Asegúrate de que la historia sea publicable

Revisa la ortografía, la gramática y la puntuación meticulosamente. Tener errores de ortografía y errores de tipeo es la forma más fácil de que tu historia sea tirada a la papelera de reciclaje. La única excepción es si quieres hacerte el loco y creativo, como escribir una historia en primera persona desde la perspectiva de alguien que tiene la gramática incorrecta. La regla de oro es, si tienes una idea bien pensada detrás de esos errores de ortografía o la falta de puntuación, estás muy bien.

Asegúrate de que la historia tenga sentido. Una buena prueba es darle la historia a un amigo, compañero o familiar. Si la persona pregunta por qué el gorila estaba en la bañadera y escribiste una historia acerca de montar a caballo en Montana, es posible que desees revisar un poco el cuento. Es importante que el lector pueda seguir con claridad todo lo que está pasando.

Determina si en realidad es una historia corta. Es cierto que esto es más bien un criterio blando. Pero no se necesita un doctorado en literatura comparada, solo tienes que utilizar tu mejor juicio.

Decide en qué mercado lo quieres publicar

Miles de revistas y sitios web publican cuentos. Someterse a todos ellos es muy costoso, requiere de mucho tiempo y es inútil. Debes reducir el campo y enviar tu historia a las publicaciones que tienen más probabilidades de aceptarla. En otras palabras, tienes que encontrarle su "espacio".

En primer lugar, si esta es la primera vez que presentas una historia para su publicación, es probable que desees adherirte a pequeñas revistas o a las que específicamente tratan de ayudar a escritores nóveles.

A continuación, decide si quieres hacer dinero a partir de publicar la historia. Si es así, buena suerte: incluso muchas de las revistas literarias más respetadas no van a pagarte por los relatos. Para hacer dinero en serio, busca las publicaciones grandes y brillantes con una fuerte banca, o realiza el trabajo para llegar a la publicación de una colección de tus relatos propios. Para tu primer cuento, realmente deberías contentarte con conseguir que lo publiquen en un diario no remunerado.

También considera si es crucial para ti ver tu historia impresa en papel. Si no es así, los sitios en línea literarios pueden ser tu mejor apuesta. Hay un montón de ellos, y todavía cuentan como una publicación legítima. La desventaja es que no hay garantía de que la historia se lea. Pero ¿es fundamental que mucha gente lea tu historia? Una vez más, hay una serie de pequeños diarios con circulación en pequeñas zonas geográficas que pueden publicar tu historia si no estás particularmente preocupado acerca de ser conocido por los lectores de costa a costa.

¿Tu historia tiene antecedentes ideológicos/culturales con los que otros se puedan identificar? Esta es la primer pregunta que muchos escritores olvidan pensar. Hay docenas de revistas allá afuera para todos los grupos imaginables, étnicos, culturales y religiosos, así como revistas de estilo de vida para las personas con aficiones o determinados trabajos y revistas para regiones geográficas específicas. Calcula el público objetivo de tu historia así mejorarás tus posibilidades de atraer la atención de un editor apropiado.

También debes considerar pagar para que tu sea historia leída. Hay cientos de concursos de cuentos cortos de ficción en todo el país, con premios que van desde US$50 a un par de miles de dólares. Si crees que tu historia puede ganar, desembolsa los US$10 a US$15 para la inscripción. Solo asegúrate de que los concursos sean de confianza. Averigua quiénes fueron los ganadores del año pasado, y asegúrate de que se trata de personas reales, y de que su historia se lea. Muchas revistas más pequeñas también han requerido la lectura de cargos, pero cada remitente recibe una suscripción gratuita a la revista. Si estas interesado en la lectura de cuentos, así como de escribirlos, esta es una buena manera de sentir que no estás siendo defraudado por sus tasas de lectura.

Por último, piensa en alguna de las conexiones que podría ser capaz de ayudarte. Esto no solo se aplica a ti, si tu padre es editor de "Harper". Casi todas las universidades y la mayoría de las ciudades tienen una revista literaria, y si estás interesado en ser publicado es posible que desees conocer a algunos editores. Ellos van a ser capaces de darte consejos sobre lo que la revista está buscando y, si les caes bien, probablemente vayan a leer tus cosas primero.

Realiza una lista detallada de las publicaciones

Hay dos formas principales de encontrar publicaciones para tu historia.

Si la publicación de tu cuento es tu religión, la actualización anual de "Mercado de escritor de cuentos y novelas cortas" debería ser tu Biblia (ver Recursos). En él se enumeran miles de revistas, con breves descripciones de cada una, que debería ser suficiente para que puedas saber si estás interesado en enviar tu cuento allí. Debido a que has descubierto en qué tipo de revista deseas publicar, deberías ser capaz de utilizar el "Mercado de Escritores" sin problemas. Basta con abrir la sección de revistas de circulación pequeña y encontrar las que suenan bien para ti.

Puedes encontrar impresas y revistas en línea en la Web, también. La lista de Google Magazine (Revista) es bastante completa y está bien mantenida con los sitios web de las revistas (ver Recursos). Una vez más, están divididos en categorías, y saber qué tipo de revista estas buscando te ayudará a través de las infinitas posibilidades.

La mayoría de estas revistas dejarán a tu disposición una serie de directrices para escritor que te permitirán conocer tanto lo que está buscando y qué requisitos de formato demandan. Ellos usan estas directrices para hacer el menor trabajo posible. Algunas de las directrices son de toda la industria: No envíes tu única copia de la historia, escríbela a doble espacio, impreso en un lado de la página con una fuente clara y sencilla, e incluye una breve carta de presentación.

Algunas revistas pueden ser muy exigentes con algunas de las especificaciones, tales como exigir clips en lugar de grapas o que tu nombre no aparezca en ningún lugar del manuscrito, por lo que es importante que tengas en tus manos las directrices para todas las publicaciones a las que envíes tu historia .

Una de las peticiones más comunes en estas páginas de referencia es "No hay presentaciones simultáneas". Eso significa que si envías tu historia a la revista, no tienes permitido enviarla a ninguna otra revista hasta que obtengas una respuesta. A diferencia de las otras directrices, es casi seguro que puedes ignorar esto. Las probabilidades de que aparezca publicado en una revista única, incluso son bastante bajas, y dos a la vez sería extraño, pero a la vez se presenta el riesgo de estropear la relación con la revista. En el raro caso de que tu historia sea aceptada por dos publicaciones, llama o escribe a todas las otras revistas teniendo en cuenta tu historia y diles que no se molesten. Probablemente no te guardarán demasiado resentimiento. Envía tu historia a entre 10 y 20 revistas.

Es muy importante ver la publicación al menos una vez antes de enviar el cuento. A los editores les gusta decir que el N º 1 de lo que buscan es la familiaridad con su revista. Sin embargo, no te molestes en tratar de leer las 15 ediciones anteriores. Mientras que tengas una idea decente de la clase de ficción que imprimen, estarás bien.

Por último, se realista, pero aún presenta tu cuento a las publicaciones que sean respetadas. Es mejor no publicar una historia en absoluto que verla en una publicación pésima.

Estas son algunas de las posibles publicaciones que desees considerar: "The New Yorker", "Zoetrope: All-Story" (publicación de Francis Ford Coppola), "Painted Bride trimestral", " GlimmerTrain (un editor en línea), " Revista Skive ", " Revista Storyteller" (Canadá)," Zyzzyva "(una publicación de la Costa Oeste), "Conjunciones", "Theatlantic.com", "La revista Believer ", " Libbon" y "Firstwriter. com" (numerosas revistas).

Prepara tus paquetes de presentación

Tienes tu historia, tienes una lista de las revistas, y ahora tienes que subirte las mangas y asegurarte de llegar desde la primera hasta la última. Toma un viaje a una tienda de materiales de oficina y consigue los siguientes elementos: sobres de papel madera del tamaño de la página (21,6 x 28 centímetros o más grande, uno por cada revista en tu lista), sobres de tamaño carta (uno por cada revista en tu lista) y al menos tres sellos por cada revista en tu lista.

También realiza muchas fotocopias de tu historia. Si estás seriamente comprometido con ser publicado, tus gastos de una sola historia deben ser de entre US$15 y US$50.

A continuación, escribe una carta de presentación. Recuerda que tu carta de presentación es una de las miles escritas por personas como tu que quieren publicar sus historias, por lo que debes ser breve. Los editores dicen que unas pocas frases por lo general son suficientes. Si has sido publicado con anterioridad, sin duda hazle saber al editor; por el contrario, podrías conseguir algunos puntos de simpatía si dejas en claro que eres un novato dispuesto a tomar cualquier tipo de crítica constructiva. Escribe una línea de sincero elogio para la revista que explique por qué quieres que se publique tu cuento en sus páginas. No trates de explicar o contextualizar la historia. Solo dale una breve descripción de la misma. No escribas una gran cantidad de información biográfica personal, y sin duda no mendigues. Haz una carta de presentación rápida y deja que el editor llegue a la historia, que debe hablar por sí misma.

Ahora envía tu historia. Dirígete al editor que la va a leer, por su nombre, si es posible o "A quien pueda interesar". Menciona el nombre de la publicación, pero no dudes en cortar y pegar en tu procesador de textos y enviar 10 o 20 cartas casi idénticas.

Haz una pila de auto-dirección y sellos postales (SASEs) para cada uno de los paquetes de tu presentación. Inclúyelos, así la revista puede responderte con la aceptación o el rechazo, y ojalá un consejo editorial, sin desembolsar para un sello.

Siéntate y etiqueta todos los sobres de papel madera y coteja todas las copias de la historia con todas las cartas de presentación y SASEs. Antes de volcar todos ellos en el correo, verifica dos veces para asegurarte de que tienes una lista precisa de qué es exactamente lo que has enviado a las revistas, y cuándo enviaste los sobres.

Mantén una lista detallada de lo que enviaste, a quién y en qué fecha. De esta manera, no llenarás a una revista con múltiples presentaciones al mismo tiempo, y también serás capaz de realizar un seguimiento de qué revistas se han puesto en contacto contigo y cuáles no. Por lo general, las revistas expresan su respuesta, junto con las directrices de tus escritos, entre las dos semanas a los seis meses.

Conoce tus derechos

No te desilusiones si el primer par de respuestas que recibes son rechazos. Si eres rechazado por todas las revistas a las que te has presentado, deberás volver al paso 2 y evaluar tus metas de publicación, o volver al principio y tratar todo el proceso de nuevo con una historia diferente.

Si una carta de aceptación llega, después de haber tomado unos minutos para saborear la sensación de autorrealización, recuerda que estás entrando en un negocio como cualquier otro, y necesitas proteger tus propios derechos. Estos vienen en dos categorías: de cómo la historia se presenta y lo que sucede con la historia después de que se haya publicado.

Es fácil olvidar que tu historia es en realidad tu historia cuando un editor de autoridad te dice lo que tienes que modificar al personaje del burro hablando. Por supuesto, no hay ninguna ley en contra de ceder a los caprichos del editor, pero incluso el editor más dominante se sentirá decepcionado si no sostienes tu propio trabajo. Cuando un editor sugiere cambios, casi siempre son sugerencias sinceras y no órdenes. Así que asegúrate de que estés satisfecho con el texto final. Las revistas más respetables también te permitirán ver una copia anticipada de las ilustraciones que acompañan tu historia, y si esto es importante para ti, debe de quedarle claro al editor.

La situación jurídica de tu historia depende de los derechos con que terminas vendiendo tu historia. Aunque de forma automática es propia cualquier cosa que escribas cuando lo escribes, hay varias categorías de derechos de autor y los derechos de publicación que se pueden vender para cualquier pieza de texto.

Los derechos más vendidos son los primeros derechos de serie, que le dan a una revista el derecho de publicar la primera historia y por única vez. Si vendes los primeros derechos de serie, la propiedad de la historia se queda contigo, y después de su publicación, puedes venderla a otras publicaciones que no exigen por primera vez los derechos o a antologías de libros -o a cualquier persona que quiera comprarlo.

Si no le estás vendiendo nada más que los derechos de la primera publicación a la revista o al sitio, es importante comunicarse con el editor y asegurarse de que ambas partes entiendan exactamente lo que el otro piensa hacer con la historia después de la publicación. Otras categorías de derechos son los de una primera publicación, segunda publicación y los derechos para televisión y películas. Estos pueden hacer una fortuna, pero es raro que alguien compre estos derechos a un cuento inédito. Hay una notable excepción: la revista de ficción de Francis Ford Coppola, "Zoetrope: All-Story", compra los derechos cinematográficos de cada historia que se publica (ver Recursos). Fuera de estos casos especiales, sin embargo, es probable que solo quieran vender los derechos de la primera serie.

Con todo el trabajo hecho, todo lo que tienes que hacer es relajarte, mientras que los empleados de la revista exponen el tema.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles