DESCUBRIR
×

Cómo quitar un olor nauseabundo del congelador

Actualizado 21 febrero, 2017

El mal olor en el refrigerador generalmente se produce cuando los alimentos, especialmente la carne, se entibian demasiado y comienzan a echarse a perder. En algunos casos, la carne puede pudrirse y luego congelarse nuevamente. Los líquidos, como la leche, el helado y la sangre de la carne también puede filtrarse en el congelador y formar un producto sólido maloliente. La mejor forma de quitar el mal olor es quitar todo lo que se encuentra en el congelador para localizar y desechar la fuente.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Quita todo del congelador. Huele cada elemento a medida en que lo quitas para determinar si es la fuente del problema. Busca carne en mal estado o derrames entre el contenido. Almacena los elementos que has quitado en una conservadora. Tira todo lo que piensas que es la causa del olor.

  2. Apaga el congelador y espera a que se descongele por completo. Esto puede llevar hasta 48 horas. Se descongelará más rápido si dejas la puerta abierta.

  3. Limpia bien el congelador, con lejía y una esponja, frotando completamente las paredes y los estantes. Limpia el dispensador de hielo y las bandejas con agua caliente jabonosa. Coloca un tazón de carbón activado en el congelador, cierra la puerta y espera a que absorba el olor como sea posible, durante al menos 24 horas. Vuelve a abrir el congelador y huélelo. El mal olor debería haber desaparecido.

  4. Vuelve a encender el congelador y coloca los artículos. Si vuelve a desarrollar el mal olor inmediatamente, deberás desechar todo su contenido o lavar los paquetes.

Consejos

  • Si has limpiado el congelador y no puedes encontrar la fuente del mal olor, busca la fuente detrás o debajo del congelador.
  • Si crees que el agua es la fuente del mal olor, usa agua purificada para crear cubos de hielo o instala un purificador de aire en la máquina de hacer hielo.

Necesitarás

  • Lejía
  • Una esponja
  • Un detergente lavavajillas
  • Carbón activado