Receta para hacer jabón de aceite de oliva

Escrito por ellen douglas | Traducido por andrea galdames
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
 Receta para hacer jabón de aceite de oliva
El aceite de oliva contiene altas cantidades de proteínas amantes de la piel, vitaminas y minerales para una barra hidratante de lujo. (Comstock Images/Comstock/Getty Images)

El verdadero jabón de castilla, una creación basada en el aceite de oliva de Castilla, España, representa el máximo lujo para la mayoría de fabricantes de jabón y bañistas. El aceite de oliva contiene altas cantidades de proteínas, vitaminas y minerales amantes de la piel para una barra hidratante de lujo. Asegúrate de seguir la receta con precisión para obtener la "saponificación" que es el punto mágico en el que el ácido (en este caso, el aceite de oliva) neutraliza el álcali (lejía doméstica).

Ingredientes

Aunque el aceite de oliva sin duda cuesta más que la manteca o la grasa de cerdo, no gastes dinero extra en una botella de aceite extra virgen de oliva. "Afortunadamente para el fabricante de jabón, el aceite de oliva de calidad más barato ofrece mayores ventajas en el proceso de saponificación", señala la autora de "The Handmade Soap Book", Melinda Coss.

Buenos aceites portadores para emparejar en la preparación del aceite de oliva son el aceite de palma (para ayudar a producir una barra dura con buena formación de espuma) o el aceite de coco (para cremosidad). Para un verdadero jabón de castilla, usa por lo menos tres veces más aceite de oliva que del aceite secundario. Por ejemplo, una receta para un lote de jabón de 2 libras (1 kg) podría incluir 24 onzas (1 lt) de aceite de oliva y 8 onzas (227 ml) de aceite de palma. Por supuesto, puedes simplemente utilizar 32 onzas de aceite de oliva únicamente (1 lt).

Usa agua destilada para la mayoría de las recetas, aunque es posible encontrar una receta de aceite de oliva y leche de cabra, en la que la leche reemplaza algo del agua.

La lejía, por supuesto, no se puede evitar en la fabricación del verdadero jabón. Trata este polvo extremadamente cáustico con el máximo respeto con el uso de guantes, gafas, mangas largas y pantalones largos. Cubre las superficies cercanas con periódico. Asegúrate de no respirar demasiado cerca a la olla al mezclar o añadir la solución de lejía.

Por último, una combinación sin fin de aceites esenciales, hierbas en polvo, gránulos de cera de abeja, agentes colorantes y aceites portadores "reengrasados" adicionales (añadido en las últimas etapas) para tentar a los fabricantes de jabón. Mantén tus primeros lotes simples. Una única nota de fragancia de pino, romero o cítricos podría añadirse, aproximadamente 2 cucharaditas de aceite esencial para un lote de 2 libras (900 gr) es un buen punto de partida.

Materiales

Las tiendas de artesanías venden cualquier cantidad de moldes de jabón de madera y plástico, pero es posible que prefieras envases de plástico reciclados o una caja de zapatos con revestimiento de papel de cera. Prácticamente cualquier cosa se puede utilizar como un molde de jabón.

Necesitarás una gran olla de cocción de acero inoxidable o esmaltada: la lejía interectuará y dañará otros materiales de cocina. Otro equipo necesario incluye una taza medidora de vidrio resistente al calor o de plástico, cucharas de medir, una balanza de alimentos, aerosol antiadherente para cocinar, espátulas de plástico, dos termómetros de cocina de vidrio, lentes de protección, guantes de goma, un cuchillo afilado, hidróxido de sodio (lejía), aceite de oliva, agua destilada y cualquiera de otros aceites portadores, esenciales y aditivos que planees utilizar.

Técnica

Encuentra una receta de jabón de aceite de oliva de buena reputación o estudia un gráfico de saponificación en línea. El jabón simplemente no vendrá junto con un lote improvisado de ingredientes. Para que se produzca la saponificación, todo debe estar equilibrado con precisión.

En la balanza de la cocina, pesa el aceite de oliva y los aceites adicionales o la cera de abejas rallada. Vierte el aceite en la olla y cocina a fuego lento hasta que el termómetro de cocina llegue a 130° Farenheit ( 54° Celsius) y apaga el fuego. En un recipiente robusto, pesa la cantidad necesaria de lejía y añádela al agua destilada (siempre agrega la lejía al agua, nunca viertas agua en lejía). Espera hasta que se produzca la reacción química y aporta este segundo lote de ingredientes a 130 grados Farenheit (54° Celsius) .

Cuando ambas mezclas alcancen la temperatura óptima, vierte la mezcla en agua con la lejía en la mezcla de aceite de oliva y agita hasta que puedas lograr líneas en relieve sobre la superficie del jabón líquido con una cuchara a través de la superficie. Los fabricantes de jabón llaman a esta etapa crucial "rastro".

Después de dejar el rastro, vierte los aceites esenciales, hierbas en polvo o agentes colorantes y vierte en moldes engrasados. Cubre los moldes con toallas viejas durante aproximadamente 24 horas. Gira el jabón de los moldes; si utilizas un molde grande, corta el jabón en barras. Cubre de nuevo con mantas viejas y deja reposar durante al menos un mes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles