Cómo restaurar las puertas de los armarios de tu cocina

Escrito por damon hildebrand | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo restaurar las puertas de los armarios de tu cocina
(kitchen image by Rich Johnson from Fotolia.com)

Restaurar o reparar las puertas de los armarios es una manera económica de renovar cualquier cocina, ya que los armarios nuevos tienen precios que son ridículamente elevados. Sin embargo, renovarlos cuesta mucho menos y generalmente se obtiene un aspecto personalizado sin gastar mucho. Probablemente, lo que más se puede mejorar de los armarios son las puertas. Las opciones disponibles para renovarlas son o bien comprar puertas nuevas o bien pintar, teñir o restaurar las que tienes.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Líquido lavavajillas
  • Papel de lija de grano número 220
  • Papel de lija de grano número 400
  • Hojas de madera laminada
  • Pinceles
  • Navaja multiusos
  • Pegamento para laminado
  • Un destornillador

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Con un destornillador, quita los tornillos de las bisagras para retirar las puertas de los armarios. Guarda los tornillos, los necesitarás nuevamente antes de lo que te imaginas.

  2. 2

    Limpia las puertas con un líquido lavavajillas suave o con detergente para la ropa, ambos son buenos para quitar la grasa y el aceite. Usa agua tibia y una almohadilla abrasiva para restregar la suciedad visible y la invisible. Enjuaga las puertas y sécalas con una toalla vieja. Revísalas para asegurarte de que estén limpias. Deja que se sequen durante un día antes de cubrirlas con el laminado.

  3. 3

    Quita los tornillos posteriores de las puertas para remover las manijas. Guarda las manijas si las volverás a usar después de restaurar las puertas.

  4. 4

    Lija suavemente las caras de las puertas con una lija de grano número 220 para emparejar la superficies y prepararlas para que se les adhiera mejor el laminado. Una vez que hayas terminado de lijar, limpia las puertas con un trapo que no deje pelusa y quítales el polvo con una brocha limpia.

  1. 1

    Coloca las puertas sobre una superficie plana. Corta hojas de laminado un poco más grandes que la puerta. Existen hojas de laminado autoadhesivas y otras que necesitan que se les aplique pegamento. Despega la protección del adhesivo y aplica firmemente el laminado en la puerta, y presiona todas las áreas con las manos para ayudar a que se adhiera mejor. Si usas aquéllas que requieren pegamento, aplica una capa delgada y pareja del mismo sobre la puerta y luego aplica el pedazo de laminado.

  2. 2

    Recorta el exceso de laminado de los bordes de las puertas con una navaja multiusos. Guía el corte con un borde recto metálico para no cortar la puerta ni cortar más material del necesario.

  3. 3

    Haz agujeros en el laminado de cada puerta, en el lugar donde van las manijas. Instala todas las manijas y vuelve a colocar los tornillos de la cara interior de las puertas.

  4. 4

    Vuelve a colocar las puertas en los armarios, atornillando las bisagras a estos con el destornillador. Antes de apretar completamente los tornillos, revisa la alineación de las puertas abriéndolas y cerrándolas. Haz los ajustes que sean necesarios y termina de ajustar los tornillos.

Consejos y advertencias

  • Marca todas las puertas para identificar su ubicación antes de quitarlas de los armarios. Vuelve a instalar las puertas en los mismos lugares para asegurarte de que queden bien.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles