Cómo hacer salsa blanca para las pastas

Escrito por willow sidhe | Traducido por ehow contributor
Cómo hacer salsa blanca para las pastas

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

La salsa blanca para las pastas es una comida sencilla que se prepara espesando leche con una pasta de harina y manteca. Debido a su versatilidad, puedes usar la salsa blanca para recetas más complejas o simplemente servirla condimentada con un poco de sal y pimienta sobre las pastas. Combina bien con muchos ingredientes diferentes y brinda una manera rápida de convertir un simple plato de pastas en un almuerzo o una cena deliciosos. La receta rinde aproximadamente 4 tazas de salsa blanca. Puedes congelar la salsa sobrante o guardarla en el refrigerador hasta por dos días.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 3 cucharadas de manteca
  • 1/3 taza de harina multipropósito
  • 4 tazas de leche
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Recipientes herméticos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Derrite 3 cucharadas de manteca en una cacerola grande a fuego medio a alto. Cocina la manteca hasta que comience a formar espuma, lo que debería demorar uno a dos minutos.

  2. 2

    Añade 1/3 taza de harina inmediatamente después de que la manteca comience a hacer espuma y cocina durante un minuto más, revolviendo constantemente con un batidor de alambre o un tenedor. Asegúrate de que el batidor o el tenedor lleguen hasta el fondo de la cacerola cada vez, para mezclar toda la harina con la manteca.

  3. 3

    Vierte 4 tazas de leche lentamente. Debes mezclar todo el tiempo para asegurarte de que la harina absorba la leche sin que se formen grumos. Si de todas maneras se forman, sigue mezclando enérgicamente hasta que la salsa quede uniforme.

  4. 4

    Incrementa el calor y haz que la salsa hierva suavemente, mientras la mezclas constantemente para evitar que la harina se hunda hasta el fondo de la cacerola. Reduce el fuego hasta el mínimo inmediatamente después de que la salsa comience a hervir y mézclala durante aproximadamente cinco minutos, hasta que quede espesa y uniforme.

  5. 5

    Condimenta la salsa a gusto con sal y pimienta. Quita la cantidad de salsa que necesites para la comida que estés preparando y deja que el resto se enfríe. Coloca la salsa fría en recipientes herméticos y congélala hasta que la necesites. Se puede conservar hasta dos meses.

Consejos y advertencias

  • Si prefieres, puedes usar leche parcialmente descremada para reducir el contenido graso de la salsa blanca para las pastas.
  • Para preparar una salsa blanca para las pastas con pollo, puedes sustituir la leche con caldo de pollo. El resultado es una salsa más fluida y sabrosa.
  • Para convertir tu salsa en una salsa blanca de queso, añádele 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire y 1/2 taza de queso blanco cheddar o de queso suizo rallado antes de retirarla del fuego. Mezcla todo hasta que se derrita el queso y sirve la salsa.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media