Cómo hacer una sangría utilizando lo que tienes a mano

Escrito por ehow contributor | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer una sangría utilizando lo que tienes a mano
Puedes adaptar la sangría a los ingredientes de que dispones. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

La sangría, término que proviene de la palabra "sangre", es un delicioso ponche hecho con vino. Es extraordinariamente fácil de elaborar, y su composición se puede adaptar a los ingredientes que tengas a mano. Decidir qué tipo de sangría hacer, será la parte más difícil del proceso. Además, como resulta mucho más económica que otros tipos de cóctel, la sangría te permitirá estirar tu presupuesto para bebidas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una jarra
  • Una botella de vino
  • 2 o 3 tazas de jugo de frutas o agua mineral con gas
  • 2 tazas de fruta fresca o congelada
  • ¼ de taza de licor
  • Hielo
  • Rodajas de fruta

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lo primero que necesitas es un vino que te guste; barato o excelente, espumoso o de postre, tinto o blanco, cualquiera de ellos tendrá un sabor fabuloso en tu sangría. Vierte el vino en la jarra.

  2. 2

    Por cada botella de vino que utilices, añade más o menos la mitad de la cantidad equivalente de otras bebidas. Podría ser agua con gas, jugo de frutas, algún refresco azucarado (por ejemplo, ginger ale), limonada o una combinación de ellas.

  3. 3

    Agrega unas 2 tazas de fruta fresca o congelada por cada botella de vino. Utiliza frutas que le den un buen aspecto a la sangría cuando estén flotando en ella, como melocotones, fresas, piña o arándanos.

  4. 4

    Si lo deseas, puedes añadirle un "incentivo" a la sangría en forma de ¼ de taza de licor por cada botella de vino. Puedes elegir entre brandy, coñac o algún licor aromatizado. El ron y el vodka también irán de maravilla. Este paso es opcional.

  5. 5

    Prueba la sangría antes de enfriarla para ver si está bastante dulce. Si no es así, será mejor que le añadas un poco de jarabe. Para hacerlo, mezcla azúcar y agua caliente a partes iguales. Utiliza el jarabe como edulcorante y así evitarás encontrar crujientes cristales de azúcar en tu sangría.

  6. 6

    Cubre la jarra y deja reposar la sangría en el refrigerador un mínimo de dos horas. Eso permitirá que los sabores se mezclen antes de ser servida. Enfríala lo suficiente para no tener que añadir mucho hielo, que diluiría la sangría y cambiaría sus proporciones.

  7. 7

    Si lo deseas, puedes adornar la bebida antes de servirla con rodajas de fruta fresca y hielo. Con unas rodajas de cítricos o de piña y unas fresas tu sangría quedará perfecta.

Consejos y advertencias

  • No olvides que también puedes utilizar champán para elaborar la sangría.
  • Para evitar diluir la sangría, puedes congelar el jugo (o el agua con gas) que vayas a utilizar en el Paso 2; para ello, viértelo en unas bandejas para hacer cubitos de hielo y deja que se endurezca. Utiliza estos cubitos en lugar del jugo líquido.
  • Si deseas darle un toque especiado a tu sangría, añádele una pizca de jengibre rallado o ponle unas finas rodajas de jengibre pelado para que floten sobre ella. Ten presente que el jengibre va mejor con una sangría de vino blanco que con una de vino tinto.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles