¿Cómo podemos utilizar la piedra natural en nuestra cocina?

Escrito por a.j. andrews Google | Traducido por jaime alvarez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo podemos utilizar la piedra natural en nuestra cocina?
Las piedras para cocinar funcionan como las planchas de hierro fundido. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Las piedras para cocinar son utensilios de cocina eficientes y eficaces que funcionan de manera similar a las planchas de hierro fundido; operan en principios simples, retienen y distribuyen el calor de manera uniforme y no requieren mantenimiento más allá de raspar y limpiar. Comúnmente compuestas de rocas no porosas como el mármol o la pizarra, las piedras para cocinar duran hasta cinco años en condiciones normales.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una piedra para cocinar
  • Una espátula de piedra o de banco
  • Un termómetro sonda (para carne)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Limpia la piedra enjuagándola con agua caliente y pasando una espátula de piedra o de banco sobre su superficie. Similares a las planchas de hierro fundido, una piedra para cocinar adquiere un revestimiento antiadherente después de un uso repetido por las grasas polimerizadas que se acumulan en su superficie; usar jabón elimina de forma efectiva esta superficie antiadherente. Raspar a fondo la piedra con un raspador de banco elimina cualquier rastro residual de alimentos o residuos que se asienten durante el almacenamiento y -si se utiliza una piedra por primera vez- borra cualquier residuo mineral natural. Permite que la piedra se seque al aire.

  2. 2

    Coloca la piedra para cocinar en el horno y calienta a 450 grados F (232 grados C). Aunque la densidad de una piedra para cocinar le permite retener y distribuir bien el calor, también requiere un tiempo de 40 a 45 minutos de precalentamiento. Si se usa la piedra para cocinar un producto a base de masa, tal como pizza o pan plano, empolva ligeramente la superficie de la piedra con harina de maíz antes del precalentamiento para hacer que el retirar el artículo de comida sea más fácil.

  3. 3

    Coloca el alimento en la piedra para cocinar. La superficie no porosa de la piedra, además de los condimentos alcanzados a través del uso repetido, permite realizar la cocción sin añadir ninguna grasa adicional para evitar que se pegue. Cuando se cocinan proteínas, tales como pollo, cerdo o res, verifica el punto de cocción introduciendo un termómetro sonda en el centro del producto. Cocina carne de cerdo a 160 grados F (71 grados C), filetes a 145 grados F (62 grados C) y aves a 165 grados F (73 grados C).

  4. 4

    Apaga el horno y permite que la piedra se enfríe dentro de aproximadamente una hora. No trates de limpiar una piedra caliente. El amplio gradiente de temperatura creado por el rápido enfriamiento puede causar que la piedra se debilite a un ritmo acelerado o que se fracture al instante. Limpia la piedra con agua caliente y un raspador de piedra después de su uso.

Consejos y advertencias

  • Nunca uses una piedra porosa para cocinar (si no utilizas una piedra para cocinar que se venda comercialmente). El agua se puede acumular en una piedra porosa y, cuando se caliente, crear vapor que cause una explosión.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles