DESCUBRIR
×

Cómo poner mozarela fresco en una pizza

Actualizado 21 febrero, 2017

Agregar queso mozarela fresco a la pizza provee un sabor y textura diferentes que cuando se usa queso procesado pre-rallado. La frescura de la mozarela puede presentar un problema al intentar cortar o rallarlo y agregarlo a la pizza porque suele ser húmedo. La humedad de la mozarela entera fresca puede hacer la masa de la pizza se empape o diluir la salsa. Colgar la mozarela en estopilla a temperatura ambiente por 24 horas resuelve este problema; no obstante, no provee una solución rápida. Cortar la mozarela entera en pedazos finos y rociarla sobre la pizza reduce la acumulación de humedad, causada por grandes bloques de mozarela.

Instrucciones

La mozarela fresca se usa en la cocina italiana auténtica. (Eising/Photodisc/Getty Images)
  1. Coloca tu piedra para pizza en la rejilla inferior de tu horno para calentarlo. Pre-calienta tu horno a 500 grados Fahrenheit (260 grados Celsius).

  2. Drena la mozarela entera fresca empaquetada en agua para eliminar el exceso de humedad que puede hacer que la masa se empape y diluir la salsa.

  3. Coloca una toalla de papel en la parte inferior de un bol para absorber el agua de la mozarela fresca.

  4. Pasa un rallador de queso o cuchillo con serrucho bajo agua caliente. Ralla la mozarela entera fresca con el rallador o corta pedazos finos con el cuchillo.

  5. Coloca el queso rallado o cortado en el bol sobre la toalla de papel. Deja que el bol de queso se asiente sin cubrirlo para evaporar la humedad.

  6. Remueve la piedra para pizzas del horno. Agrega una ligera capa de harina en la piedra. Coloca la masa de la pizza extendida en la piedra.

  7. Coloca la piedra en el horno y cocina la masa por tres minutos. Esto permite que la masa se torne crujiente antes de agregar otros ingredientes.

  8. Quita la piedra para pizzas y la masa del horno. Rocía una capa de aceite de oliva extra virgen en la masa. Espolvorea sal y pimienta en la corteza. Agrega una delgada capa de salsa o tomates Roma frescos cortados.

  9. Rocía los pedazos de queso mozarela frescos sobre la pizza. Agrega otros ingredientes y hierbas, como albahaca o romero, si así lo deseas.

  10. Vuelve a poner la pizza en el horno y cocínala por aproximadamente 10 minutos hasta que la masa tenga la textura crujiente que deseas. Saca la pizza y deja que se enfríe por aproximadamente 5 minutos.

Necesitarás

  • Una piedra para pizzas
  • Toallas de papel
  • Un bol
  • Un rallador de queso o cuchillo