Cómo cocinar pasta y guardarla

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

La pasta actúa como una base importante para platos principales y guarniciones. Viene en una gran cantidad de formas y variedades, desde los largos y delgados espaguetis hasta los moñitos. Generalmente se la compra y almacena seca, pero la pasta cocida también se puede almacenar bien durante un tiempo. Puedes cocinar pasta con antelación para una comida rápida más adelante en la semana o guardar lo que te sobró para disfrutar otro día. La pasta cocida se guarda mejor cuando se la cocina y prepara adecuadamente para almacenarla.

Paso 1

Llena una olla grande con agua. Usa 5 cuartos (4,7 l) de agua por cada libra (0,45 kg) de pasta seca.

Paso 2

Haz hervir el agua con la hornalla en posición media. Sumerge la pasta en el agua hirviendo.

Paso 3

Lleva el agua a un máximo hervor. Revuelve constantemente la pasta con una cuchara para que no se pegue.

Paso 4

Hierve la pasta de acuerdo a las instrucciones del envase, o hasta que esté al dente. La pasta al dente es levemente blandengue pero no demasiado blanda ni dura en el centro.

Paso 5

Cuela la pasta en un colador. Enjuaga con agua fría hasta que la pasta alcance la temperatura ambiente.

Paso 6

Coloca la pasta en un recipiente para conservas. Agrégale aceite vegetal a la pasta y agita para que la cubra. Usa una cucharadita por cada libra de pasta. El aceite evita que la pasta se pegue entre sí durante el guardado.

Paso 7

Cierra herméticamente el frasco. Almacena la pasta cocida en el refrigerador hasta un período de tres días.

Más reciente

×