Cómo cocinar un pescado entero

Wikimedia Commons, Joshua Thompson

Cocinar el pescado entero puede ser intimidante, pero es bastante fácil. En efecto, partiendo de un pescado fresco y siguiendo unos sencillos consejos, puedes hacer una entrada deliciosa y rápida que sorprenderá a tus amigos y familia.

Preparar el pescado

Compra un pescado entero en una pescadería o en la carnicería local. Lo mejor es comprarle a alguien que venda gran cantidad de pescado entero así te aseguras de que sabe lo que está haciendo. El pescado debe ser fresco: busca un pescado con branquias color rojo brillante y sin olor a pescado.

Pide al carnicero que vacíe el pescado y que retire las escamas junto con las branquias y las aletas.

Una vez en casa, lava el pescado para quitarle cualquier residuo que haya quedado y sécalo completamente por dentro y por fuera.

Espolvorea el interior del pescado, en la cavidad donde estaban las vísceras, y encima de la piel con sal marina.

Corta un limón en rodajas y colócalas dentro de la cavidad junto con ramitas de hierbas frescas, como el romero, eneldo, hinojo, albahaca y tomillo. También puedes combinar las hierbas.

Utiliza hilo de carnicero para atar el pescado de manera segura. Átalo en tres o cuatro lugares, según el tamaño del pescado, así ayudas a mantener la cavidad cerrada y los condimentos en su interior.

Con un cuchillo filoso, un cuchillo para fileteado es apropiado para esto, debes realizar recortes profundos a través de la parte más gruesa del pescado hasta las espinas para permitir que se cocine más rápidamente.

Unta el pescado con aceite de oliva en ambos lados y espolvoréalo ligeramente con harina.

Cocinar el pescado

Cubre tu parrilla con carbón vegetal, haciendo un lecho justo debajo del lugar donde vas a cocinar el pescado. Enciende el carbón así se va quemando mientras preparas la carne. El pescado debe ser cocinado a fuego medio en las brasas. Si tienes una parrilla de gas, debes pre-calentarla a fuego mediano.

Unta la parrilla con aceite de oliva y coloca el pescado sobre ella directamente encima del lecho de brasas.

Cierra la tapa y cocina el pescado a fuego medio con el calor directo, dando vuelta el pescado cuidadosamente cuando el primer lado se dore. Todo el proceso de cocción debe llevar unos 35 a 40 minutos, hasta que un termómetro para alimentos colocado en la parte más gruesa del pescado alcance una temperatura de 135 grados a 140 grados Fahrenheit.

Levanta con cuidado el pescado de la parrilla utilizando una espátula metálica larga y colócalo en un plato. Corta el hilo y sírvelo con gajos de limón.

Más reciente

×