Cómo hacer concentrado de café para refrigerar

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

El café frío es un alivio refrescante en el calor del verano, pero verter café caliente sobre hielo puede hacer que se diluya, pierda frescura o tenga un sabor amargo. Por otra parte, hacer un concentrado de café mediante el uso de técnicas de preparación en frío preserva el sabor y la complejidad del mismo sin residuos amargos. De acuerdo con la National Coffee Association, la preparación en frío corta significativamente la acidez natural del café en casi dos terceras partes, esto hace que sea más agradable al paladar de aquellos con estómagos sensibles, al mismo tiempo que lo endulza naturalmente.

Paso 1

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Muele 2/3 de taza de granos enteros de café hasta que tenga una textura con partículas gruesas. La frescura de los granos declina rápidamente después de ser molidos, así que es importante comenzar el proceso de preparación en frío con granos enteros y molerlos por tu cuenta cada vez que prepares un lote.

Paso 2

Agrega el café molido al frasco o jarra de un cuarto (1 L) (o más grande).

Paso 3

Agrega al café 3 tazas de agua fría, preferiblemente filtrada y mezcla bien.

Paso 4

Cubre el frasco y déjalo reposar toda la noche, o de 6 a 12 horas a temperatura ambiente. Mientras más tiempo repose, más fuerte será el concentrado.

Paso 5

Vierte la mezcla de café a través de un filtro en un segundo frasco. Enjuaga bien el primer frasco.

Paso 6

Vierte a través del filtro una segunda vez, ahora de regreso al frasco original. Filtrar la mezcla de café dos veces asegurará la separación de las partículas de café, haciendo que tenga un mejor sabor y sea un bebida más agradable.

Paso 7

Refrigera hasta que esté bien frío.

Más reciente

×