¿Cómo congelar dientes de ajo frescos?

NA/Photos.com/Getty Images

Los dientes de ajo crecen en un manojo llamado cabeza. Una vez que las partes de la planta de ajo que se parecen a la cebolla se secan y se marchitan, las cabezas de ajo están listas para cosecharse, comer y conservar. El ajo fresco, como cualquier otro tipo de producto vegetal, es perecedero. Las cabezas de ajo suelen secarse para conservarse por períodos más largos de tiempo. Una alternativa para secar ajo es congelar los dientes de ajo frescos. Una vez que decidas cómo querrás usar el ajo en el futuro, puedes elegir el método de congelado que más se adecue a tus necesidades.

Dados

Paso 1

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Separa los dientes de ajo individuales de la cabeza. Corta los extremos de cada diente. Pela la piel que parece como papel de alrededor de cada ajo y tírala.

Paso 2

Pica los dientes de ajo lo más pequeños que puedas.

Paso 3

Quita el ajo picado fino de la tabla de cortar y ponlo en papel film de plástico formando un cuadrado. Coloca el ajo picado en un montoncito o pila en el centro del papel, a alrededor de 3 pulgadas (7 cm) de uno de los bordes.

Paso 4

Dobla ambos lados del film para cubrir el ajo. Levanta el extremo del plástico que está más cerca del ajo y apóyalo sobre el ajo picado. Enrolla el ajo en el film plástico hasta que llegues al final. Coloca el ajo envuelto en una bolsa de plástico, séllala bien y luego colócala en el congelador.

Entero

Paso 1

Separa los dientes de ajo de la cabeza, dejando la piel intacta en cada uno.

Paso 2

Arranca un trozo grande de film plástico y estíralo en la mesada.

Paso 3

Coloca los dientes de ajo enteros y sin pelar en el centro del plástico, un par de pulgadas hacia adentro. Dobla los lados del plástico sobre los dientes de ajo, siguiendo el extremo que está más cerca. Enrolla el ajo en el plástico, de la misma manera que enrollarías un panqueque, hasta que llegues al final del plástico.

Paso 4

Coloca los dientes de ajo envueltos en una bolsa plástica y colócala en el congelador.

Puré

Paso 1

Separa los dientes de ajo de una cabeza. Corta los extremos para pelarlos con facilidad.

Paso 2

Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

Coloca los dientes de ajo enteros y pelados en una procesadora. Agrega media taza de aceite de oliva. Procesa el ajo y el aceite de oliva hasta formar un puré homogéneo.

Paso 3

Quita el puré de ajo de la procesadora con una cuchara y colócalo en una bolsa de plástico. Cuando cierres la bolsa, quita todo el exceso de aire de adentro de la bolsa para que puedas enrollarla firmemente alrededor del puré de ajo. Coloca la bolsa de ajo dentro de otra bolsa de plástico para evitar que el olor a ajo penetre en el resto de los alimentos del congelador.

Más reciente

×