Cómo congelar dientes de ajo pelados

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Los ajos se conservan bien en sitios secos, pero congelarlos puede extender su tiempo de almacenamiento aún más. Los dientes de ajo descongelados pueden no tener la misma frescura que los guardados al natural, pero todavía son adecuados para platos cocinados. El método de congelamiento depende de en qué planeas utilizar el ajo. El ajo en aceite funciona bien en alimentos salteados y salsas, mientras que los ajos enteros son preferibles en recetas que requieren ajos enteros o picados.

Congelamiento en paquetes secos

Paso 1

Pela los dientes de ajo. Déjalos enteros o córtalos en trozos más pequeños, como desees.

Paso 2

Coloca los dientes en un recipiente para congelador. Son mejores los de vidrio, ya que el aroma del ajo cortado puede cambiar el sabor de los alimentos guardados al lado.

Paso 3

Guarda el recipiente cerrado herméticamente en el congelador. El ajo congelado conserva su sabor hasta por un año.

Congelamiento en aceite

Paso 1

Mezcla una parte de ajo pelado con dos partes de aceite de oliva. Colócalo en un procesador de alimentos.

Paso 2

Haz puré el ajo y el aceite hasta la consistencia de tu agrado. Muélelo hasta que esté liso o deja algunos trocitos en el aceite, como prefieras.

Paso 3

Vierte el puré de ajo en un recipiente para congelador, dejando 1/2 pulgada (1,27 cm) de espacio en el envase. Cierra herméticamente y congela. El ajo con aceite no se vuelve sólido al congelarlo.

Más reciente

×