Cómo usar conos de incienso

NA/Photos.com/Getty Images

Los conos de incienso emiten fragancias aromáticas penetrantes que se utilizan para mejorar el olor de una habitación en general o durante la meditación y la práctica del yoga. El cono de incienso es elaborado mediante una mezcla de polvo y aceites esenciales, lo que le da su rica textura y aroma. Sin embargo, su uso no es tan simple como encender una vela y dejar que se queme; hay algunos pasos adicionales e información vital que debes considerar a fin de lograr el mejor resultado cuando enciendes uno.

Paso 1

Selecciona tu quemador de incienso. Los quemadores de bronce funcionan bien con los conos de incienso y vienen en una amplia variedad de formas, tamaños y diseños. Sin embargo, debes elegir tu quemador de bronce con cuidado. Asegúrate de que haya espacio suficiente para colocar el cono sin quemarte y de que sus lados sean lo suficientemente altos como para contener la ceniza del cono. Una buena regla práctica para comprobar el tamaño del quemador es verificar si tres de tus dedos caben en su base. Por supuesto, los quemadores de bronce no son las únicas opciones. También hay de madera y esteatita. Selecciona tu quemador según tu estilo y preferencia personal.

Paso 2

Coloca una pequeña cantidad de arena, granos o arroz en la parte inferior del quemador. Distribúyelos en una capa uniforme para que el cono se apoye arriba en posición plana. Estos elementos ayudan a mejorar el flujo de aire en tu quemador y a conducir menos calor por su superficie o base.

Paso 3

Enciende la punta del cono con fósforos o un encendedor. Deja que pasen 15 a 30 segundos y luego apaga la llama, soplándola o abanicándola con papel. El resultado será una espiral de humo flotando de la parte superior del cono a medida que comienza a quemarse. Coloca cuidadosamente este último en el quemador y colócale una tapa encima, si tuviera una. Deja que el incienso se queme por completo y emane un aroma rico hasta que estés satisfecho con el perfume en la habitación.

Más reciente

×