Cómo controlar el mal olor de las axilas sin utilizar circonio de aluminio

••• Alliance/iStock/Getty Images

El circonio de aluminio, un ingrediente común en muchos desodorantes comerciales, combate efectivamente el mal olor en las axilas y generalmente causa menos irritación que otros ingredientes. Sin embargo, es posible que seas sensible a esta sustancia o que desees evitar su uso por otros motivos. De hecho, no es necesario que cuentes con los desodorantes comerciales para combatir el mal olor en las axilas, ya que hay muchas alternativas a estos antitranspirantes. Varias sustancias comunes, desde hierbas hasta productos de cocina o de botica, pueden ser eficaces para controlar estos olores y además son seguros de usar.

Passo 1

Utiliza jabón antibacteriano en las axilas al menos cada día. Las bacterias son la principal fuente de mal olor y luchar contra ellas ayuda a combatir el mal olor.

Passo 2

Usa peróxido de hidrógeno después de haber lavado tus axilas. Health911.com sugiere colocar una cucharadita de peróxido de hidrógeno (al 3 por ciento, la concentración que encontrarás en cualquier farmacia) en un vaso de agua. Lava tus axilas con esta solución y deja que se sequen al aire. Otra alternativa es el vinagre blanco aplicado directamente (sin diluir) con un algodón o un trozo de papel higiénico directamente en las axilas.

Passo 3

Aplica un talco perfumado o un desodorante a base de hierbas en las axilas después de que el peróxido de hidrógeno o el vinagre se haya secado. Muchos minoristas venden desodorantes en barra totalmente naturales.

Passo 4

Usa ropa que "respire". Evita los materiales sintéticos ajustados y prefiere los tejidos de algodón holgados. El sudor puede evaporarse más rápido y tendrás menos mal olor.

Más reciente

×